lunes, 15 de diciembre de 2014

11 cosas que no deberías hacer si quieres ser feliz

Llegar a ser realmente feliz no es un proceso de un sólo paso. Significa cambiar tu estilo de vida actual y sacar de tu vida lo que genere negatividad. Significa comprender la diferencia entre las cosas que deberían mantenerse en tu vida y las cosas que no.
No es fácil, pero una vez iniciado el proceso te preguntarás a ti mismo por qué no comenzaste antes. A pesar de lo que muchos puedan creer, nunca es demasiado tarde para invitar a la felicidad a tu vida.

1. Involucrarte en dramas
Aún no entiendo la razón por la cual los adultos se siguen involucrando en conflictos insignificantes. Al llegar a cierta edad deberíamos mirar más allá y centrarnos en nosotros y en las cosas que pasan en nuestra vida.
No existe razón para que te metas en la vida de otra persona. De la misma manera tú mismo te enojarías si alguien se metiera en la tuya.
No te metas en cosas que son irrelevantes para tu vida. En vez de eso, céntrate en ti mismo y en la manera en la que puedes mejorar tu vida.

2. Tener expectativas poco realistas
Las expectativas son la madre de todas las decepciones. Al presionar demasiado a una persona o una situación estás invitando al fracaso.
Es poco probable que las cosas sean tal como las imaginas, y esta es la razón por la que muchos se decepcionan.

3. Decir siempre que sí
Aprender a decir que no es una de las cosas más liberadoras y poderosas que puedes aprender en la vida. Son pocas las veces que la gente dice que no si es que no tienen una excusa.
Debes darte cuenta que no querer hacer algo es una excusa bastante válida. La cantidad de tiempo que tienes es limitada y necesitas usarla haciendo cosas que realmente disfrutes.


4. Hacer cosas en exceso
Hacer cosas en exceso puede ser divertido mientras las haces, pero después puedes arrepentirte.
Comer, beber, drogas… ya sabes. La gente normalmente se pasa de la raya y luego se preguntan por qué no son felices. La moderación es la clave y mientras antes te des cuenta, mejor estarás.

5. Escuchar la voz pública
Sólo porque la mayoría de las personas crean que algo está bien o que algo es verdad no significa que lo sea. La mayoría de la gente no tiene la valentía suficiente para expresar sus propias creencias y como resultado simplemente siguen los pasos de los demás, independiente de si están de acuerdo o no.

6. Vivir en el pasado
El pasado se acabó y no hay nada que podamos hacer al respecto, sólo aceptarlo y seguir con nuestra vida. Es cierto que el pasado te enseñará cosas que puedes aplicar en tu futuro, pero no necesitas pensar en ello constantemente.
Mientras más pronto hagas las paces con tu pasado, mejor estará tu presente. No importa quien eras antes siempre y cuando estés feliz con quien eres hoy en día.

7. Volver con tus ex parejas
Estas personas pertenecen a tu pasado y deberían seguir ahí. Hay una razón por la que las cosas no funcionaron la primera vez.
La mayoría de las rupturas te van a dejar con miles de preguntas sin respuesta, pero es tu misión hacer tu propio cierre. No lograrás un cierre a través de otra persona, lo logras a través de ti mismo.

8. Compararte con los demás
No eres los demás y no importa lo mucho que lo intentes, nunca serás nadie más que tú mismo. Puede que suene cliché, pero la única persona a la que le puedes ganar es a tu yo de ayer.
Lo único que harás será detener tu progreso si te obsesionas con el progreso de alguien más.

9. Juzgar a los demás
¿Para qué juzgar a alguien? No sabes nada de la vida de las otras personas o las cosas por las que han pasado.
Deja que la gente haga lo que quiera y continúa viviendo tu propia vida.

10. Salir con alguien que no es para ti
¿Por qué alguien que quiere ser feliz querría gastar su valioso tiempo saliendo con alguien que claramente no es para ellos?
Muchas personas se vuelven complacientes y demasiado cómodos en sus relaciones y no ven ninguna razón para terminar, aunque sus parejas ya no los hacen felices.

11. Tender a ser pesimista
Siempre ver el vaso medio vacío es una forma terrible de vivir. Al centrarte en todos los aspectos negativos de tu vida ignoras lo afortunado que eres en otros aspectos.
Este dicho define a la perfección este punto: ‘Si todos tiráramos nuestros problemas en una pila y viéramos los de los demás, nos llevaríamos los nuestros de vuelta’.