miércoles, 10 de diciembre de 2014

¡Alerta Máxima! Las 8 clases de mujeres más conchudas que te podés encontrar


Las mujeres, cuando están con un hombre, siempre se preguntan que es lo que pretenden de ellas, y comienzan a tener actitudes extrañas, y detestables. A continuación te presentamos 8 tipos de mujeres que los hombres repelen, según los muchachos del bar de la esquina, que suelen estar bastante al pedo.
Conchuda 1: Imprudente. Este tipo de mujer bebe mucho y se mete en peleas. Gusta de gritarle al personal de servicio y decirle a cualquier hombre que la observe: “¿Qué corno estás mirando?”.
Conchuda 2: Misionera. Se siente “iluminada”. Sólo ella conoce la mejor manera de comer, la mejor religión y el gadget perfecto. El problema con esta mujer no está en que se cree sabia, sino que busca convencer a los que la rodean que sólo ella tiene la razón.
Conchuda 3: Celosa. Estas mujeres no le temen a los escándalos, por ello se les facilita hacer una escena de celos en ¡público! Puedes caer fácil en sus manos, porque solucionan los problemas de pareja con sexo. Conchuda 4: Controladora. Suelen mostrarse como personas lindas y coquetas. Una vez que te conquistaron se vuelven posesivas y manipuladora, incluso, a nivel sexual.
Conchuda 5: La sabia. Se inmiscuye en cada aspecto de tu vida, sólo para señalarte “tus errores”; le gusta imponer su estilo de vida, garantizando que es el mejor. Si tienes una relación con una persona así, pronto terminarás comiendo y vistiendo lo que ella elija.
Conchuda 6: Coqueta. Tiene grandes habilidades eróticas. Maneja una actitud de cazadora; tiende a mentir y no le gusta entablar relaciones a largo plazo.
Conchuda 7: Desesperada. Ella hará cualquier cosa por estar en una relación, pero no puede hacer nada bien para permanecer en ella. Le preocupa su reloj biológico por lo que será muy común que protagonice la siguiente situación: Hombre: “¿no necesitamos un preservativo?” Desesperada: “No te preocupes, estoy tomando la píldora”
Conchuda 8: Buscadora de oro. Ella persigue billeteras. Esta criatura usa sus encantos femeninos para atraer a los hombres; apelando a su cerebro “inferior”. Una vez que te conquista, terminará por pasarte sus deudas.