jueves, 11 de diciembre de 2014

Cómo transformar sus defectos en cualidades


Todos queremos una vida mejor. Pero, en general, lo impiden nuestras limitaciones personales como nuestros defectos. Pero, quizás este enfoque no sea el correcto. ¿Y si tratase de hacer de sus defectos las herramientas de su felicidad?

Sus defectos no son sus enemigos
Si no llega a desembarazarse de sus defectos, quizás es porque los trata como enemigos, cosas que le avergüenzan. Así, los considera como frenos para su progresión y, según su carácter:
- O bien renuncia, pensando que nunca podrá deshacerse de sus defectos.
- O bien intenta hacerlos desaparecer pero sin lograrlo.
Pero, siempre que tenga esta actitud, nunca podrá resolver sus problemas.
¡A partir de ahora, debe considerarlos como aliados para su transformación interior y su éxito!
Sólo hay una persona capaz de hacerse cargo de sus defectos y hacer de ellos las armas de su éxito: ¡usted! Ahora, voy a transmitirle el método para conseguirlo.

Primera etapa: cambiar su mentalidad
Póngase primero en la mente la idea de que sus defectos son aliados para su transformación.
Para ello, hay que entender que si los rechaza, no podrá vencerlos, tiene que enfrentarse a ellos. En el caso contrario, ninguna verdadera transformación será posible.

Segunda etapa: hacer una lista de sus defectos
Luego, es imperativo que haga una lista de sus defectos de manera clara y honesta. Quizás sea difícil al principio porque seguirá teniendo en la mente una imagen negativa de sus defectos.
Realice esto para usted y tranquilícese, nadie deberá tener acceso a esta lista. No olvide, el objetivo es que progrese.

Tercera etapa: atreverse a mirarse a los ojos
Dé muestra de franqueza hacia su propia persona. Tiene todas las de ganar. Recuerde que los defectos son energías, del mismo modo que lo son las cualidades. Hay que volver a orientarlos en un sentido positivo.
Para ayudarle, he aquí una lista de los defectos más comunes:
- la cólera
- la pereza
- la avaricia
- la envidia
- la maldad
- el miedo
- la mentira
Evidentemente, puede modificar esta lista en función de sus propios defectos.
Luego, clasifíquelos, del más fácil de cambiar al más difícil. Empiece con lo que le parece más fácil de encargarse.

Última etapa: cómo transformar sus defectos
Para transformar un defecto, hay que asociarle una cualidad positiva. Una vez hecho, va a transformar este defecto en esta cualidad positiva susceptible de hacerle progresar. También hay que destacar las ventajas que sacará.
Tomamos el ejemplo del miedo, su opuesto positivo es la valentía.
Para transformarlo, he aquí lo que tiene que hacer. Al principio, cada mañana durante una semana:

- Instálese en un lugar en el que nadie le moleste. Es preferible que se siente en una silla, con las manos en las rodillas.

- Respire durante diez ciclos de respiración. A cada respiración, relaje una parte de su cuerpo, empezando por los pies hasta la cabeza.

- Una vez en este estado de relajación, diga cinco veces con convicción y manteniendo los ojos cerrados:

“Voy a deshacerme de mi miedo
y transformarlo en valentía.”

- Siempre con los ojos cerrados, visualice las ventajas que hay en tener valentía en una situación personal precisa.

- Quédese en esta posición durante cinco minutos antes de reincorporarse progresivamente.

Ya verá, al cabo de algún tiempo, se enfrentará a las situaciones con más valentía.
En cuanto haya transformado este defecto en su contrario positivo, haga lo mismo con el segundo de su lista y así sucesivamente.