miércoles, 17 de diciembre de 2014

El egoísta

Si el egoísta supiera que dando podría tener mucho más... invertiría en dejar de serlo, pero se moriría de miedo al cambio, sentiría que es respirar abajo del agua, saltar al vacío con los ojos cerrados, caminar en la cornisa, correr en la oscuridad... la claustrofobia de entrar a un lugar donde jamas podrá salir.