martes, 16 de diciembre de 2014

ME LIBERO DEL PASADO Y CONFÍO EN EL PROCESO DE LA VIDA


Cierra la puerta de los recuerdos dolorosos, de las antiguas heridas y los viejos rencores. Escoge un incidente de tu pasado que te haya herido o perjudicado, algo que te sea difícil perdonar, y hasta evocar.
Pregúntate:
« ¿Hasta cuándo seguiré aferrándome a eso? ¿Hasta cuándo quiero sufrir por algo que me sucedió en el pasado?».
Ahora, imagínate que estás ante un río, y que agarras esa vieja experiencia, ese sufrimiento, ese dolor, ese resentimiento, y los hechas al río. Mira cómo empiezan a disolverse y a irse corriente abajo hasta disiparse y desaparecer completamente. Tienes la capacidad de liberarte.
Eres libre.
Soy libre me amo y me apruebo
Y así es.