miércoles, 10 de diciembre de 2014

MUJER MARIPOSA



Finalmente mi eclosión está llegando a su fin. Después de media vida arrastrándome como gusano, sobreviviendo, pobreviviendo, me encuentro en fase de crisálida emocional, dejando el pasado atrás. Y de una forma tan simple, creyendo en mí, cuando alguien creyó en mí. Una persona especial que se cruzó en mi camino y yo puse mi granito arrriesgándome, tirándome a la pileta, sin saber si había agua. Ahora, al fin tengo la firme convicción de que he empezado un hermoso camino en mi vida, con fe, sin cuestionar y sin dudar, creyendo con mi ser en forma positiva y que el universo me puso en este momento y lugar, que yo sin saber, me estuve preparando toda mi vida para recibir en mi seno este instante, está bendición y confiando ciegamente, infantilmente, en que por fin ha llegado. Este momento en que me transforme en una mariposa-mujer adulta, en el esplendor de la existencia, segura de sí, exitosa, confiada, confiable, leal y pilar de la comunidad. Siento nacer mis alas... mujer mariposa.