miércoles, 17 de diciembre de 2014

Tenés un Plan B: ¿sos un genio creativo o sos un bodoque aburrido?

¿Qué hace la diferencia? ¿Cuándo una persona es considerada una “luz” y cuándo es solo una parte indivisible del engranaje repetidor de secuencias? ¿Qué sos vos? ¿Sos de esos que hacen o que se dejan hacer? ¿Sos de los que levantan la mano para preguntar o de los que miran por la ventana para pasar desapercibidos? ¿En dónde ubicás tu coraje para resolver? ¿Y para revolver? ¿Y para revolucionar?
Parece que la inteligencia no sólo está en la capacidad para resolver las cosas. A veces también necesitamos estar lo suficientemente locos como para entender que hay que, en vez de solucionarlas de la manera tradicional podemos inventar nuevos camino o, incluso, crear otras cosas nuevas.
Estos diez hábitos son los que utilizan los genios más desopilantes para salir de los agujeros negros de esta oscura y gris realidad…
¿Y si los practicamos todos juntos?
1. No buscan una única solución a un problema
El pensamiento creativo es divergente, parte de un enunciado y debe plantear infinitas posibilidades. Una gran variedad de opciones es el camino más seguro para encontrar una idea original.
2. No tienen miedo a equivocarse
Temer al fracaso es letal para la creatividad. Edison inventó la bombilla después de unos mil intentos fallidos. Las personas creativas aprendieron a ver cada fracaso como una experiencia enriquecedora y como la antesala de un éxito futuro.
3. No se juzgan
El juicio anticipado es la muerte para las ideas. Todo tiene su momento, lo mejor es esperar a disponer de suficientes alternativas y luego evaluarlas.
4. Escuchan
Las personas creativas suelen escuchar el doble de lo que hablan. Por algo tenemos dos oídos y una sola boca. La escucha activa es un excelente vehículo para aprender nuevas ideas y probar nuevos caminos.
5. Juegan
Son curiosas, no se han olvidado del niño que llevan dentro. Steve Jobs decía que mientras un adulto se pregunta “qué es eso”, un niño se plantea siempre “qué puedo hacer con eso”. Las personas creativas lo tocan todo, experimentan, prueban.
6. Se saltan las reglas
Si las ideas no molestan a nadie, no son buenas ideas. Las grandes mentes creativas siempre han alterado el status quo. La creatividad siempre persigue transformar la realidad.
7. Cambian sus hábitos
Los grandes cambios empiezan siempre con un pequeño gesto. Es increíble el efecto que tienen sobre nuestras vidas los pequeños cambios. La ruta diaria al trabajo, las revistas que leemos, la ropa que vestimos…
8. Son humildes
La humildad es tu contacto con la realidad. No dejes que tu ego te ciegue y te desvíe de tus grandes metas. Toda opinión es una oportunidad para mejorar.
9. Comparten
El trabajo en equipo les aporta nuevos ángulos y nuevas visiones. Las mejores ideas son siempre el resultado de una colaboración.
10.Observan
La observación es un gran complejo vitamínico para la creatividad. Las personas creativas prestan plena atención a todo lo que les rodea. Las respuestas surgen solas cuando se realizan las preguntas adecuadas.