domingo, 11 de enero de 2015

10 tipos de personas que no querés ver en 2015

Año nuevo, vida nueva dice el dicho más dicho por estas fechas. Y cuando uno dice VIDA NUEVA ¿a qué se refiere? Uno no quiere una vida completamente nueva, las cosas lindas que uno vivió -por poquitas que sean- no molesta que sigan. El problema son los problemas.
Cada fin de año nos trae una oportunidad para darle espacio a la ilusión de una vida renovada, de una vida purificada, como con un filtro. Un filtro que permita que pasen las cosas buenas y que se quede afuera lo negativo.
Lo bueno que te pasa en la vida depende muchísimo del entorno en el que te muevas y la gente con la te que rodees. Es hora de que la basura de 2014 se quede en 2014. Vamos a decirle adiós a esa gente tan tóxica que es mejor perderla que encontrarla.

1. Gente que te estresa
Es stress no es necesariamente algo malo, de hecho, es algo que nos identifica como especie, es una alarma que si sabemos interpretar nos pone en alerta en situaciones de peligro, pero a veces no son situaciones o cosas las que nos estresan sino personas, y cuando alguien a tu alrededor te pone muy nervioso siempre, es tu cuerpo que te alerta que debés alejarlo de tu vida.

2. Los que que te usan
A decir verdad, todos nos usamos entre todos, y un poco está bien, nos nutrimos mutuamente colaborando, cada uno saca su beneficio de alguna manera, si no creyéramos eso no habría razón para interactuar con nadie, pero hay veces que la gente se abusa de nuestra buena voluntad y te toma el brazo cuando vos le ofreciste tu dedo. A esa gente, chau.

3. La gente que no te respeta
Todos merecemos respeto, en casa, en el aula, en el laburo, el respeto es un sistema de ida y vuelta, si sentís que alguien no te respeta, alejate y que se curta.

4. Los que siempre se las arreglan para lastimarte
A lo mejor son tonterias, pero recordá juntarte sólo con gente a la que le importes, muchas veces uno se rodea de otras personas que lamentablemente nos hieren o nos causan dolor. “A veces, para hacerle bien a la gente que uno quiere lo mejor es estar lejos” le dice Enrique Liporace a Julio Chávez en la película Un oso rojo. Sabias palabras, lástima que no muchos que te lastiman no piensen igual. Por eso si te lastiman, alejate vos.

5. Los que siempre te mienten
“Todos mienten” decía el Dr. House, y en cierta medida es verdad: cuando uno conoce a alguien a veces tuerce la realidad un poco y luego se va acomodando, son mentiritas boludas, exageraciones superficiales, el problema es cuando te miente alguien que ya conocés y se supone que te dijo que podías confiar. A bajar la cortina.

6. Los que te sonríen cuando te ven y hablan mal de vos a tus espaldas
Esos son la escoria de la escoria, cobardes sin agallas para decir lo que de verdad piensan, caretas de cuarta que pretenden hacerte creer que son tus amigos mientras por detrás le dicen a todo el mundo que sos una mierda o cuentan cosas que vos les dijiste en confidencia. Vade retro.

7. A los que aman simular que les importa lo que te pasa
Abundan de esta clase de pseudoamigos que actúan como si les importara mucho lo que te pasa, pero sólo porque les conviene. Grandes compañeros para pedirte ayuda, pero cuando vos los necesitás y los llamás, justo no tienen señal o se les queda sin batería el celular. Click, fuera.

8. Los que te arrastran a un estilo de vida que ya abandonaste
La vida es sólo interesante y excitante si hay un progreso constante, si nos estancamos casi que retrocedemos. Por ejemplo: si ya formaste una familia, no da irte con los pibes de gira toda la noche a escabiar en el boliche y volver quebrado.

9. Los que te ignoran
Las horas pasan lento, pero los años muy rápido. La mayoría de la gente falla en crear la vida de sus sueños porque ellos mismos se rodean de personas a las que no les parece lo mismo y les importás un pedo. Puede pasar que te rodees de gente demasiado egocéntrica, pero si tus metas están claras, tu vida se aclara. Gambetealos y que queden atrás.

10. La gente que no te potencia
Todo tiene un límite: la vida, el dinero, el tiempo… todo eso nos falta, no nos sobra. Ya bastante energía nos cuesta vivir nuestra propia existencia como para gastárnosla así nomás. Hoy es fin de año, pero cerrá los ojos, parece que fue ayer la cena del año pasado, y la de hace 10 años, antes de ayer. No esperes más, a vivir la vida sólo con gente que te sume y te potencie.

Y los que no cumplan con estos requisitos, que se vayan lejos del nuevo círculo íntimo.