jueves, 15 de enero de 2015

8 hábitos diarios que cambiarán tu vida

El nuevo año ha llegado y la mayoría de los emprendedores están pensando cómo mejorar su juego este 2015. Muchos de ustedes quieren llevar su desarrollo personal y productividad a un nivel completamente nuevo para alcanzar grandes objetivos.
Cuando se trata de encontrar el éxito y alcanzar tus metas, muchas veces la batalla más importante es la que enfrentas en la mundana vida diaria.
Para realmente tener éxito en tu vida, es importante que te tomes el tiempo para hacer las pequeñas cosas que más importan. El cambiar pequeñas cosas en tu rutina diaria puede traducirse en un éxito monumental en todas tus tareas.
Aquí hay ocho cosas que deberías hacer, si es que aún no las estás haciendo, de forma habitual.


1. Levántate temprano
Levantarse temprano no solo se trata de levantarse a la hora. Cuando te levantas temprano, antes que la mayoría de las personas, tienes un momento de tranquilidad y relajación para poder hacer todo lo que debas hacer. Imagina poder sentarte a revisar tus correos electrónicos o hacer tus tareas diarias sin que lleguen constantes notificaciones de mensajes y llamadas.
Al levantarte temprano, no solo te das a ti mismo tiempo extra en la mañana, sino que este tiempo extra será muy valioso y te permitirá lograr muchas cosas más.

 2. Lee
Deberías leer todos los días. Nunca dejes que pase un día sin que hayas crecido en algún aspecto de tu vida. Esto no significa necesariamente leer una novela entera en unas horas, sino el dejar un poco de tiempo para leer, preferiblemente unos 20 o 30 minutos.
Cuando lees, estimulas tu proceso de pensamiento, y puedes sorprenderte de las ideas que tendrás. Leer cosas como revistas o periódicos también puede ayudarte a mantenerte actualizado sobre el mundo que te rodea, un rasgo que solo puede ser útil, sin importar cuál sea la industria en la que trabajas.

3. Haz ejercicio
Incluso si solo son 30 minutos, es importante hacer ejercicio a diario. El ejercicio te ayuda a liberar endorfinas que naturalmente le dan un impulso a tu ánimo y niveles de energía. No solo te sentirás más feliz y energizado sino que además el hacer ejercicio de forma regular reduce los niveles de estrés.

4. Se agradecido
Esto puede ser difícil para algunas personas y, desafortunadamente, es algo que muchos de nosotros debemos practicar conscientemente. Cuando nuestras vidas se ven consumidas por el trabajo y exigencias personales puede ser difícil el recordar ser agradecido con quienes interactuamos. Intenta hacer el esfuerzo de practicar esto de forma consciente.
Cuando se vuelva un acto más natural, te sorprenderás por el número de puertas que se abrirán y por las muchas nuevas relaciones que puedes entablar al mostrar gratitud a quienes te rodean.

5. Planifica tu día antes de que comience
El tener un itinerario a seguir es una herramienta poderosa cuando se trata de sacarle el mayor provecho a tu día y ser lo más productivo posible. Para que tenga un mayor impacto en tu tiempo, intenta dejar todo planificado el día anterior. De esta forma, desde el momento que despiertas ya sabes lo que debes hacer.

6. Concéntrate primero en las tareas más importantes
A menudo, muchas personas dejan las tareas más prioritarias para el final y terminan realizándolas a última hora. Esto se da porque la tarea puede parecer abrumadora, o porque creen que tendrán más tiempo para dedicarle a la tarea después. Sin importar cual sea el razonamiento, desafíate a ti mismo a comenzar e enfocarte en las tareas más importantes. Hazlas primero y luego preocúpate de las cosas más pequeñas. Cuando ya has terminado esa tarea y tu mente se haya relajado, las tareas menos demandantes te parecerán más fáciles de completar. Es un cambio pequeño pero que puede mejorar tu eficacia drásticamente.

7. Siempre haz un poco más de lo que es necesario
Haz algunas tareas (importantes) extras a diario y ve más allá de lo que se requiere de ti. Esto puede significar el hacer unas pocas llamadas de venta de las que te piden a diario, o trabajar unos 30 minutos adicionales antes de terminar tu día laboral.
Al poner un poco más de esfuerzo que el que es requerido puedes empezar a llamar la atención de tus supervisores o clientes, lograr más durante el día de trabajo, y tener un nuevo sentimiento revitalizador de motivación y satisfacción.

8. Mejora en un área diariamente
Esta área puede ser algo pequeño o grande y puede pertenecer a tu vida personal o profesional, pero fíjate la meta de mejorar en alguna área de tu vida todos los días. Esto puede ser mejorar tu rendimiento en tu velocidad al trotar cuando entrenas, responder más correos en un cierto periodo de tiempo, o mejorar tus habilidades de presentaciones.

Sin importar lo que sea, tomate el tiempo de realmente mejorar una cosa pequeña y, antes de que te des cuenta, las mejorías en tu vida personal y profesional te sorprenderán.