sábado, 28 de febrero de 2015

15 situaciones que vives cuando eres socialmente torpe

1. Dices cosas que deberían ser divertidas, pero de ti sale totalmente inadecuado para el momento y todos te quedan mirando con cara de ‘¿qué?’.

2. Todos opinan que te ves mejor en persona. Algo te sucede con las fotografías que parece imposible que puedas salir bien.

3. No sabes manejar tu lenguaje corporal. Mientras más personas a tu alrededor, menos sabes qué hacer con tus manos, brazos y piernas.

4. Basta que alguien mencione el hacer un ejercicio para romper el hielo, para que comiences a sudar como en la carrera más larga de tu vida. Comienzas a mirar tu reloj en busca de una excusa, o calcular qué tanto puedes encerrarte en el baño sin que piensen que estás enferma.

5. Le das mil vueltas a todo.

6. Tu grupo de amigos es de lo más extraño. Está compuesto en su mayoría de otras personas igual de torpes socialmente y, a veces, con un chico cool que encuentra que toda esta rareza junta es divertida.

7. Todos indican lo extraña que eres. ¡Gracias! No te habías dado cuenta de lo difícil que te resultaba la interacción social.

8. Eres el tipo de amiga que todos buscan cuando les pasa algo importante.

9. Al encontrarte con alguien igual que tú, siempre te acercas. Es como un sexto sentido que tiene la gente torpe.

10. Gran parte del tiempo te sientes incomprendida. Piensas constantemente que no encajas. Ves como los demás hacen las cosas de forma muy fácil, pero nunca te has sentido igual.

11. Aceptas con más facilidad los momentos vergonzosos. Quizás es olvidar subirte el cierre del pantalón o que se te pegue papel del baño en el zapato. Si pudiese pasar algo vergonzoso, sabes que siempre te pasará a ti.

12. La gente cree que eres misteriosa, porque eres callada, torpe y extraña.

13. Siempre te encantas de las personas incorrectas, tanto que ya no te afecta. Estás acostumbrada a notar lo hermoso de las personas más opuestas.

14. A veces te encuentras en situaciones en las que quieres usar una palabra pero te da miedo pronunciarla mal. Esperas el momento indicado para decirla y lo has pensado tanto, que terminas usando una palabra diferente que nadie entiende.

15. Te molesta lo popular que es ser ‘torpe’ en la actualidad, porque sabes que ser así no es realmente lindo o adorable. Más que nada causa ansiedad y en ocasiones se vuelve bastante frustrante.