lunes, 2 de febrero de 2015

7 consejos para construir una relación de confianza

1. No husmees
Así es. Necesitas dejar de husmear. La inseguridad matará una relación más rápido que cualquier otra cosa.
No leas el email de tu pareja.
No chequees el teléfono móvil de tu novio.
No revises el historial de búsqueda de tu amante.
Deja de mirar qué fotos pusieron como favoritas en Instagram.
Y no revises la cartera de una mujer.
Si no es tuyo, hay que seguir una simple regla: Déjalo. Solo.
La inseguridad atrae inseguridad.

2. Deja los celos de lado
Están contigo, ¿no es así?
Si eres celoso o celosa cada vez que tu pareja quiere salir con amigos o almorzar con un compañero de trabajo, solo vas a cerrar todo tipo de comunicación significativa en el caso de que realmente llegue alguien más.
Digamos que su jefa le coquetea, pero tú haz estado actuando como loca. ¿Crees que te va a contar y va a arriesgar que vengas a su trabajo y provoques una escena?
No.
¿O qué si ese amigo que acaba de romper con su novia y sigue insistiendo almorzar con ella, de verdad HACE una jugada, pero tú ya la has estado acusando de andar coqueteando? ¿Crees que va a tomarte como confidente?
No.
De verdad. Cálmate.

3. Deja de tomar tus peleas como guerras: sé cuidadoso cuando discutes
Nunca, jamás traiciones tu intimidad en una pelea poniéndote personal.
Conoces las debilidades del otro. Conoces los secretos de ambos.
Es fácil verse sumergido en rabia y decir cosas que no eran tu intención en el calor del momento, pero eso no lo hace estar bien.
Intenta entender el problema; traten de entenderse entre ustedes. Combatan el problema juntos.
Conozcan las vulnerabilidades de cada uno.
Tienes el poder de herir a tu pareja. Nunca lo ocupes.
Es una violación de confianza tremenda que causará daño que no vas a ser capaz de reparar.

4. Deja de traer a discusión peleas pasadas y heridas antiguas
¿Centrar la atención en lo que dijeron tres meses atrás cuando estaban ambos enojados, va a solucionar lo que sea que están viviendo ahora mismo? No, no lo hará.
¿Decirles que sigues enojada porque llegaron desconsideradamente tarde a la cena de cumpleaños de tu abuelo el año pasado, tiene alguna finalidad constructiva? No, no lo hará.
Guardarte una letanía de cosas que te enojan para usarlas como munición más tarde no solo es poco sano –es sumamente toxico. No traigas a colación peleas pasadas.
Deja ir esas cosas.

5. Deja de hacer amenazas y de dar ultimatums solo para controlar las acciones de tu pareja
Involucrarse con el terrorismo emocional nunca es una buena idea. No mantengas a tu pareja prisionera mediante amenazas de terminar la relación, divorciarte, tirarle todas sus cosas al patio, suicidio, homicidio, contarle a todos sus amigos en común qué tan malvado es, o cualquier otra cosa que remotamente se parezca a cualquiera de estas.
Simplemente no lo hagas.
Y si te lo hacen a ti, no lo toleres. Aléjate.

6. Deja de airear tu ropa sucia en las redes sociales
Realmente no hay necesidad de comentar un tweet sobre cómo “algunas personas probablemente debiesen empezar a bloquear sus teléfonos móviles” o de dejarle un comentario pasivo-agresivo absurdo de cómo el amor es dolor y la vida no es justa o lo que sea.
Todos sabes de quién estas hablando, incluyendo ese alguien de quien estas hablando.
Si tienes algún rencor, díselo a la persona con la que estas enojado.
En este caso, deja de airear tu ropa limpia. Usa tu energía en demostrarle tu amor a la persona que amas, no contándole al caprichoso Internet.

7. Deja de pensar que esa persona en partículas puede ser todo lo que necesite alguien
Es una idea asombrosa. Es muy romántica. Es hermoso, poético, y si fuese cierto, sería completamente desastroso, por que significaría la dependencia de la totalidad de la felicidad propia en el navío más frágil que existe: otro ser humano.
Las parejas deben preocuparse de no ahogarse al otra o ahogarse en el otro. Predecir que toda tu felicidad va a depender de otra persona no solo no es realista, es peligroso e injusto: es una carga enorme que le entregas a otra persona.
Ten intereses fuera de la relación y vidas separas. No tienen que amar las mismas cosas. ¿Por qué habrían de hacerlo? Puedes apreciar el gusto de alguien por algo sin tener que participar en ello.
Mientras que sí es importante el compartir intereses y pasiones, no tienen que hacer cada cosa juntos. Sé tu propia persona completa: eso es de lo que tu pareja se enamoró.