martes, 3 de febrero de 2015

Como no aburrirte y estar motivado, así en la vida como en el trabajo.

¿Estás quemad@?  ¿Tu vida es una miér@#$? ¿Llegás al trabajo más cansad@ que anoche antes de irte a dormir? ¿No te alcanza el tiempo para nada? Que lindo es cuando uno está motivado y tiene un trabajo nuevo… Sos como un chico con útiles nuevos para ir a la escuelas.  Pero, ¿cuánto te dura?
Copado uno quiere saltar de la cama, pero a algunas personas les resulta casi imposible levantar la colcha y la sábana. Mantener ese nivel de energía, puede ser un desafío increíble. Algunos días, tu trabajo puede ser aburridísimo!
Sabelo, no estás solo. En lugar de ponerte a llorar o darte por vencido, lee lo que sigue:

 1 – Cuidate un poco más.
En la mayoría de los casos, la falta de motivación en el trabajo puede ser consecuencia de la falta de sueño, comer a los pedos, o las guerras de poder que te dejan sin energía. Cuidate, presta atención a como modificar estas cosas y vas a notar cambios en todas las áreas de tu vida.
Por ejemplo, si estas acostumbrad@ a quedarte hasta tarde y dormir poco, es una mierda, al otro día no es domingo, podés arrastrar el cansancio y perdés terreno en el trabajo. Todo el mundo necesita dormir, el promedio es de 6 a 8 horas por noche.
También hace falta una dieta saludable. Lo que comés y tomás tiene un súper-impacto en la forma en la que te sentís. Si comés mal en el trabajo, te va a agarrar una modorra fatal. Además, si querés bajar de peso, una dieta que es demasiado estricta puede hacerte sentir cansad@, hambrient@ e irritable.
A veces no podés encontrar la motivación en el trabajo porque tu concentración está en cualquiera. Lo mejor es tomarte tu tiempo, llegar a la raíz del problema, es ahí donde no viene nada mal buscar el consejo de amigos o de alguno de tus seres queridos. Te tenés que hacer cargo/cuidar a tu cuerpo y a tu mente para que estén listos para los desafíos de cada día.

 2 – Depende de vos estar activ@ y motivad@.
Primero hay que tener las necesidades personales básicas cubiertas, recién ahí se puede poner atención a la guerra contra el aburrimiento. Preguntate que te gusta de tu trabajo. Anotá todas las cosas positivas que te puedas imaginar.
Después hace otra lista con todas las cosas que no te gustan. La pregunta que sigue es: “¿Qué estoy dispuest@ a hacer para que la cosa cambie?”. Hay que focalizar cuales son las soluciones en vez del problema, y te juro que la solución sale al toque.
Si estás aburrid@ porque el día es muy monótono, vas a tener que buscar cambios en tu rutina diaria. Una nueva manera de hacer las cosas. Bancate ese defecto…
Una de las mejores cosas para matar el aburrimiento es la búsqueda de un mentor (un palenque ande rascarse diría un gaucho). Aprendé a ser mejor de los mejores, busca apoyo. Uno solo no puede con el mundo. Todo es más divertido cuando estás bien. Un mentor puede responder a esas preguntas específicas y te puede ayudar a encontrar el entusiasmo que te hace falta.


3 – Tenés que estar atent@ para darte cuenta cuando es el momento de mover
A veces, resulta que el aburrimiento es una mega señal de que algo anda mal… Este es el más difícil de los tres pasos. Puede pasar que estés en el lugar equivocado y eso no te permita crecer. La gente que te rodea, necesita saber como te sentís, si lo que querés o necesitas es ayuda para motivarte. La falta de comunicación es fatal para la vida y para el rendimiento laboral, ser abiert@ y honest@ es la forma en la que se puede empezar a cambiar como te sentís.
Con una buena motivación para los fines de semana se puede curar el aburrimiento que que te quema en los días laborables. Y ojo que sirve también para con tu pareja… Tener algo que esperamos con muchas ganas, puede ser un súper poderoso antídoto contra los bajones y la #Sarasa diaria.
Buscá lo que te haga feliz en tu tiempo libre y  te vas a dar cuenta que la motivación aparece de la nada.
Hacete cargo de vos, hace esas cosas que te apasionan y sacale el jugo a tu trabajo.
Nada te va a poner mas feliz que haberlo hecho!