domingo, 1 de marzo de 2015

¿Qué es la Riqueza?


¿Por qué no decidir de una vez por todas crear abundancia, riqueza en su existencia y aprovechar por fin sin límite todo con lo que sueña? Primero, conviene  precisar de qué riquezas hablamos y luego, saber la que necesita. De hecho, existen tantas formas de riqueza como seres humanos porque todos tenemos deseos diferentes así como proyectos personales que desarrollar.

Sueños comunes a todos
Aunque, evidentemente, todos nuestros anhelos sean diferentes de los del vecino, encontramos generalmente aspiraciones semejantes en la mayoría de los seres humanos. En este sentido, la humanidad forma una comunidad con numerosos anhelos compartidos, pese a que las maneras de realizarlos sean diferentes, según los contextos culturales.
Así, sean cuales sean los lugares en el mundo, la gran mayoría de los seres humanos quieren casi todos:
-    ser ricos,
-    tener una vida amorosa armoniosa
-    tener suerte cuando la necesitan.
Estos deseos los llamamos “aspiraciones primeras” porque son los más presentes en los seres humanos, sean cuales sean las épocas y los lugares.
Evidentemente, cada uno también puede tener otras aspiraciones que le son propias como:
-    encontrar el camino espiritual que le convenga,
-    viajar,
-    desarrollar sus dones,
-    incrementar sus conocimientos,
-    tener una promoción, etc.
Estas aspiraciones más personales se llaman “aspiraciones secundarias”.

El enlace entre las aspiraciones primeras y la opulencia
¡La opulencia es el deseo de hacer entrar a voluntad en su existencia, una corriente continua de suerte, sin límite de duración ni de cantidad!
Así, si quiere que entre la Riqueza en su vida de manera general o para realizar una meta personal, va a tener que determinar exactamente el tipo de Riqueza que busca. Pero para materializar sus anhelos, sus intenciones deben ser positivas y debe pensar en ayudar a las demás personas.
De hecho, cuanto más benéficas y altruistas sean sus intenciones, más oportunidades tendrá no sólo de atraer la opulencia sino de aprovecharla otra vez a voluntad cada vez que lo desee.

En un primer lugar, piense en Dinero, Amor, Suerte
Si quiere atraer la opulencia hacia usted, en un primer lugar, no se disperse. Concéntrese en hacer entrar la abundancia en los tres dominios principales comunes a todo ser humano:
-    la riqueza
-    el amor
-    la suerte
Luego, tendrá tiempo para aprovechar la opulencia en todos los demás ámbitos que quiera. Es recomendado concentrarse primero en las acciones en los ámbitos de la riqueza, del amor y de la suerte porque son necesidades fundamentales para el ser humano.
De manera general, en el mundo, la gran mayoría de los seres humanos aspira a estas tres formas de satisfacción: sean cuales sean su edad, su nivel de vida, su origen, su grado de inteligencia, su nivel social, etc.
Si llega a crear la Riqueza en estos tres dominios, le será entonces más fácil hacer que entre en su vida para satisfacer deseos cada vez más personales, y esto, ¡en el orden deseado y a voluntad!