sábado, 20 de junio de 2015

6 consejos para comenzar tu emprendimiento con poco dinero


Muchos sueñan con algún día tener su propia empresa. Ser dueños de su tiempo y poder ser ellos mismos quienes tomen las decisiones de su negocio, en definitiva, ser emprendedores de tomo y lomo. De este gran grupo de soñadores son muy pocos los que realmente toman la decisión de dar el paso y concretamente avanzar hacia alcanzar ese sueño. ¿Los motivos? Muchos. No tengo una buena idea, no tengo el tiempo, no se lo suficiente de negocios, nadie quiere acompañarme o quizás la más común, no tengo el dinero.
Si piensas que todos los emprendedores comenzaron con las condiciones perfectas, estás equivocado. Todos tuvieron que sortear muchos obstáculos para alcanzar la cima.
Si como muchos, tu excusa es que no tienes dinero, a continuación te presentamos algunos consejos para poder comenzar tu negocio de todas formas, ahorrando lo más posible, abaratando costos y disminuyendo la inversión.
1. Encuentra un equilibrio entre factibilidad del negocio y tu conocimiento sobre él
Ten en cuenta que cuando entras a un negocio existe una etapa inicial en la que deberás familiarizarte con los aspectos, la jerga y cada mínimo detalle del rubro al que te dediques. Debes ser capaz de encontrar un tema en el que tengas cierto grado de expertiz, que conozcas al revés y al derecho y en el que te sientas cómodo pero siempre considerando que sea también rentable, que tenga movimiento en el mercado. Esto te ayudará a abaratar costos y sobre todo tiempo.
2. Elabora tu plan de negocios
Ten totalmente claros tus objetivos, no dejes cosas al aire. Céntrate en tus metas diarias y avanza siempre mirando hacia ese norte. Debes establecer un plan fijo de negocios y si es necesario asesórate con expertos que puedan analizar la estructura de tu plan y la rentabilidad de llevarlo a cabo.
3. Haz de internet tu mejor herramienta
Sé consciente de la tremenda ayuda que puede significar internet para tu negocio. Aprende a utilizarlo de forma completa. Investiga y escarba, allí encontrarás lo que se te ocurra, información sobre el tema que sea, contactos, lugares baratos, maneras fáciles de importar, herramientas para el diseño de logos, marketing, packaging, diseños de páginas web, lo que sea.
4. Piensa y define bien tu personal de planta
Al igual que los arriendos debes ser cuidadoso con este tipo de gastos ya que son fijos y difíciles de deshacerse una vez que ya comienzas a pagarlos. Intenta hacer todo los trámites diarios de tu empresa, evita constantemente incrementar tu personal hasta que ya existan ingresos. Si necesitas gente de otras disciplinas para llevar a cabo tareas contrata free lancers para que las realicen. Son baratos y el vínculo se termine una vez esté listo.
5. Trata de aplazar los arriendos lo más que puedas
Es ideal que en la etapa inicial utilices tus propias instalaciones para construir tu empresa. Todas las reuniones que tengas intenta realizarlas en el lugar de trabajo de la persona con la que debas reunirte o en restoranes y cafés. Por muy agradable que pueda sentirse inaugurar tu propia oficina, si no tienes recursos de sobra es mejor que aplaces ese deseado momento hasta que tu empresa ya pueda caminar de forma estable.
6. Mayores ingresos, menores egresos
Realiza revisiones constantes de tus ingresos y tus gastos. Puede sonar obvio pero muchas veces incurrimos en gastos que no estamos contabilizando. Llevar la cuenta nos ayuda a ordenarnos y tener una visión clara de cómo va el estado financiero del negocio.