miércoles, 17 de junio de 2015

Cómo usar Feng Shui en tu habitación

La milenaria práctica china del Feng Shui nos ayuda a equilibrar nuestros hogares y a tener vidas más felices y más plenas, habitación por habitación. Por lo general enfocamos nuestra atención en los dormitorios, ya que son el lugar sagrado donde descansamos y nos llenamos de energía. Utilizar el Feng Shui en el dormitorio de la manera correcta te ayudará en tu vida amorosa y a tu capacidad para descansar y mantener el control. Deberás saber cómo mantener el flujo del chi y cómo desviar cualquier energía negativa que haya entrado en tu dormitorio y en tu vida. Si quieres aprender a usar el Feng Shui en tu habitación, lee el paso 1 para comenzar.
Parte 1 de 4: Utilizar el Feng Shui para la cama
Seguir correctamente las pautas del Feng Shui para la cama posiblemente sea la parte más importante de utilizar el Feng Shui en el dormitorio. Por tal motivo, todas tus consideraciones al respecto deberán aplicarse primero a la cama. Aunque estés algo limitado por su forma y la del dormitorio, existen muchísimos pasos que podrás tomar para aplicar los mejores principios de esta práctica.
1- Consigue una buena cabecera. Las mejores desde el punto de vista del Feng Shui son las construidas en madera o las tapizadas, ya que serán una buena combinación de firmeza, comodidad y de apoyo para la energía tanto para ti como para tu dormitorio. Cuando uno duerme, el cuerpo ocupa mucha energía adicional para un proceso de recuperación integral. A nivel subconsciente, la cabeza necesita un buen respaldo, protección y apoyo, de la misma manera que la espalda necesita un buen apoyo que la proteja al estar sentado durante periodos largos de tiempo.
2- Consigue un buen colchón. Existe una gran variedad de colchones en el mercado, elige con prudencia e invierte en el colchón en el que puedas dormir y relajarte mejor. La lógica es bastante sencilla: entre mejor duermas en la noche, mejor será tu estado de salud durante el día. Según los principios del Feng Shui, nunca deberás comprar colchones usados, porque no sabes cuál será la energía acumulada por sus dueños anteriores.
3- Asegúrate de colocar tu cama a buena altura. Para dejar que la energía fluya equilibradamente debajo de la cama, necesitarás colocar tu cama a una altura razonable del suelo. Generalmente, según el Feng Shui, aquellas camas con cajones incorporados en la parte inferior que son prácticas para almacenar cosas no son recomendables. ¿Por qué? Porque la energía necesita circular por tu cuerpo cuando duermes, lo cual se verá imposibilitado si el espacio debajo de la cama está bloqueado.
4- Asegúrate de que la cama esté posicionada lo más lejos de la puerta. Coloca la cama en la zona más alejada o en una diagonal con respecto a ella, pero no alineada. En otras palabras, deberás poder ver la puerta mientras estás en la cama, pero no estar alineado a ella. Ya sea la del dormitorio, la del balcón o patio, la del baño o la del armario, no deberás alinear tu cama con ninguna puerta del dormitorio, de lo contrario fluirá demasiada energía chi hacia la cama. Lo ideal sería que la cama esté colocada diagonalmente a la puerta, en la esquina opuesta.[1]
Tener la cama muy cerca a ella podría hacerte muy susceptible a las sorpresas que podrían surgir. Entre más alejado estés de ella, estarás más preparado para el porvenir. Por esta razón el dormitorio deberá estar lo más alejado de la puerta.[2]
Sin embargo, lo ideal sería que cuando despiertes, la cama esté dentro de tu campo de visión (o cerca de él) para que sientas que tienes el control de tu vida.
5- La pared detrás de la cama deberá ser un buen soporte. Además de una buena cabecera, siempre deberás tener una pared sólida detrás de la cama. Cuando uno duerme detrás de una ventana, la energía personal tiende a debilitarse con el tiempo, ya que no tiene un apoyo ni protección adecuados.
6- Coloca la energía fundamental y equilibrada a ambos lados de la cama. Pon dos mesas de noche a cada lado de la cama para crear un equilibrio mientras duermes. Lo ideal sería que también pongas la misma lámpara en ambas mesas de noche para que la habitación tenga luz tenue. Este equilibrio es importante para poder mantenerte centrado y en especial para mantener la igualdad en una relación, en el caso de que compartas la habitación con tu pareja.
Lo ideal sería que las mesas de noche sean redondas en lugar de cuadradas para que corte la energía chi que podría ir en dirección tuya, la cual podría considerarse como “flechas de veneno”.
7- Mantén la cama alejada de la televisión, escritorio o cualquier otra distracción. Lo ideal sería sacar el escritorio y la televisión del dormitorio, para que realmente se convierta en el lugar donde puedas descansar y relajarte. Sin embargo, todos tenemos un espacio limitado, así que si quieres tener una televisión o un escritorio en tu cuarto, colócalo lo más alejado de la cama para que no interfiera con su energía positiva. Si puedes, coloca una bufanda o una manta ligera sobre la televisión o el escritorio, hasta podrías cubrirlo con un biombo para crear el efecto de más espacio.
Parte 2 de 4: Evitar la energía negativa
Lo cierto es que muy pocos dormitorios tienen una organización según el Feng Shui perfecta. A menos que hayas tenido la suerte de diseñar y de construir tu casa según los principios de esta práctica, lo más probable es que tengas que enfrentar ciertos desafíos a la hora de organizar tu dormitorio utilizando el Feng Shui. Es importante conocer qué características evitar o cómo aprovechar las existentes al máximo.
8- Evita tener un espejo que esté frente a tu cama o que tu armario tenga puertas con espejo. Si estos espejos están fijos y no puedes sacarlos, entonces ponles una tela encima. Si los dejas expuestos, se cree que perturbarán tu sueño. En general, deberás evitar tener espejos en tu habitación, en especial si los compartes con tu pareja, porque podrían darle espacio a la infidelidad. Además, los espejos son demasiado energéticos como para estar en un lugar de tanto sosiego.
9- Abstente de colocar tu cama directamente debajo de alguna viga. Las vigas podrían darte una sensación de presión que podría interrumpir tu sueño. Si no tienes otra opción, cubre la viga con tela o cuelga dos flautas de bambú de modo que las boquillas den hacia abajo. Esto te ayudará a bloquear parte de la energía no deseada que proviene de encima de la cama. La idea es que no debas sentirte amenazado mientras duermes.
10- Obvia las fuentes o los artículos que contengan agua. Tampoco cuelgues fotos de agua ni pongas una pecera en la habitación. De lo contrario, podría incitar las pérdidas económicas o un robo. Si quieres gozar de los mejores atributos del Feng Shui, mantén las peceras o los dibujos de agua o de ríos fuera del dormitorio.
11- Mantén las plantas y las flores lejos de la habitación. Se cree que las plantas tienen demasiado yang, el cual creará demasiada energía y actividad como para que puedas obtener el descanso que necesitas. Si no tienes otro lugar dónde poner las plantas, procura colocarlas fuera de tu campo de visión mientras estés en la cama.[3]
12- Evita acumular desorden alrededor de tu cama o poner un lado de ella contra la pared. De lo contrario, la energía chi no podrá circular, lo cual podría perturbar tu vida íntima. Si tu cama está contra un muro, entonces un miembro de la pareja tendrá que dormir sin poder salir, así se sentirá literalmente “atrapado” en la relación.
13- Deshazte de la televisión. La televisión crea un campo magnético perjudicial para la salud que perturbará tu sueño, tensará la relación con tu pareja o traerá una tercera persona al dormitorio. Si es necesario que tengas que tenerla en el dormitorio, entonces cúbrela con una bufanda cuando no la uses. Si realmente tomas el Feng Shui en serio, esconde la televisión en el armario o colócala en un estante con llave cuando no la uses.
14- Pon tus libros en otro lado. Si sueles leer antes de dormir, podrás guardar algunos libros en tu dormitorio, pero tener demasiados podría hacerte sentir abrumado. El dormitorio es el sitio para descansar y relajarse, pero si tienes demasiados libros, será como un área de trabajo. Tener demasiados libros en tu aposento de descanso podría ser abrumador.
Parte 3 de 4: Crear un equilibrio mediante los colores
Tener los colores adecuados en tu dormitorio es una de las maneras más fáciles para cambiar la energía en tu espacio con el Feng Shui. Representa el ying y el yang. Cada color es una expresión de uno de los cinco elementos de esta práctica milenaria: fuego, tierra, metal, agua y madera. Los elementos se usan en áreas específicas según el Bagua, o el mapa de energía de tu dormitorio según los principios del Feng Shui. La mayoría recomienda emplear colores vivos de la gama de los rojos para atraer la pasión y la energía al dormitorio; los colores tierra para crear una sensación relajante y sosegada; los pasteles, tales como los azules y los verdes claros, para aportar serenidad.
15- Incorpora los colores del elemento fuego para tener más pasión y energía. Tener un elemento fuego del Feng Shui balanceado en tu espacio traerá energía de apoyo para todos tus emprendimientos laborales y te ayudará a obtener reconocimiento. A su vez, te ayudará a atraer la pasión y el romanticismo a tu vida y a tu dormitorio. Los colores del elemento fuego según el Feng Shui son:
Rojo
Anaranjado
Morado
Rosa
Amarillo fuerte
16- Incorpora los colores tierra para aportar mayor florecimiento y estabilidad. Tener un elemento tierra del Feng Shui sólido y armonioso en tu hogar les brindará estabilidad, florecimiento y protección a todas tus relaciones. Los colores del elemento tierra según el Feng Shui son:
Amarillo claro
Beige
17- Incorpora los colores “metal” para obtener mayor claridad y precisión. Los elementos metal del Feng Shui aportan los atributos de la nitidez, precisión, claridad y eficiencia; su presencia equilibrada te ayudará a vivir con claridad y agilidad. Los colores del elemento metal según el Feng Shui son:
Gris
Blanco
18- Incorpora los colores pastel para brindarle más paz y sosiego a tu dormitorio. Al fin y al cabo, lo más importante será que te sientas tranquilo en tu propio dormitorio y dormir bien. Colocar suaves colores pastel por toda tu habitación le aportará serenidad y calma. Podrás usar algunos de los siguientes colores:
Azul claro
Rosa claro
Verde claro
Morado claro