lunes, 20 de julio de 2015

Decálogo de una verdadera REINA

* Yo no soy celosa, simplemente elimino a la competencia. No es que espanto a tus "amigas", ellas saben cuál es su lugar. Marco mi territorio.
* No me maquillo ni me disfrazo para seducir porque no necesito esos trucos baratos. Mi inteligencia y personalidad son el  afrodisíaco más poderoso.
* Con esta mujer no necesitas a ninguna otra.
* Mi lealtad, mi pasión  y mi perseverancia no tienen límites. Alimento tanto el cuerpo como el espíritu y la mente del elegido de mi corazón.
* Como no soy para cualquiera, no necesito a un príncipe azul sino a un guerrero valiente, capaz de estar con semejante mujer. Conquistarla y cuidarla todos los días, porque no hay otra que ni siquiera me llegue los talones.
* Tengo unos cuantos defectos pero una virtud: hago absolutamente todo con perfección y pasión, porque a medias lo hacen las mediocres. Así como me entrego en cuerpo y alma también espero recibir.
* Porque donde pisa esta yegua la burra no deja huella. Soy reina en mi reino solitario antes que vasalla de una esclava.
* Si sos lo suficientemente valiente para estar con alguien así, felicitaciones porque no te vas arrepentir nunca. Si fuiste tan idiota y necio para perderme, mejor andá pensando en matarte porque te vas lamentar el resto de tu vida.
* Estar conmigo es una montaña rusa y estar sin mí es estar perdido por la vida.
* Nunca pero nunca doy segundas oportunidades. 
Hembra de mucho garbo, la más ardiente de las amantes, musa de tus poemas, artista de tus sueños, culpable de tus desvelos, tu esclava incondicional, SOY LA REINA.

Alejandra Ruth Matutti