domingo, 6 de marzo de 2016

10 señales de que tus padres te están haciendo daño sin que te des cuenta - Por Felipe Hernández

Lamentablemente, no siempre son como te gustaría.

Los padres son muy importantes en la vida de cualquier persona, eso es innegable. Pero, ¿qué pasa cuando las personas encargadas de cuidar de ti son las que te hacen más daño? Hay padres que, aún que no lo quieras y te cueste darte cuenta, son tóxicos para tu bienestar. Hay casos evidentes donde su influencia negativa se hace notar (violencia física y sexual), sin embargo hay otras maneras de causar daño mucho más sutiles y que pueden tenerte siendo víctima de uno de ellos, sin que siquiera lo hayas notado. Por eso, aquí tienes unas señales para que empieces a prestar atención:

1. Eres tú quien debe cuidar de ellos
Muy por el contrario a lo que sería normal en una relación saludable entre padres e hijos, puede que te estén poniendo en situaciones de responsabilidad que no deberías tener. Porque tú eres el que debería ser cuidado por ellos, no al revés.

2. Ponen sus sentimientos por sobre los tuyos
Sin importar la situación o contexto en el que se encuentren, siempre quedarás relegado a lo más bajo en la escala de prioridades. Si necesitan descansar o están enojados, entonces no estarán disponibles para lo que sea que necesites. Aunque sea importante.

3. Te hacen parte de sus problemas
Este es un patrón muy común, sobre todo porque generalmente son problemas serios, como adicciones. Te involucran en sus problemas y además te exigen que los mantengas en secreto, cosa por la que jamás deberías pasar durante tu niñez

4. Usan el dinero como un arma
Si dependes de ellos económicamente, no sería nada extraño que intentaran controlarte a través del dinero, porque es una forma muy común de manejar a las personas. Y cada vez que te amenacen con dejarte sin su apoyo financiero, eso es lo que están haciendo contigo.


5. Te hacen sentir culpables
Cada cosa que haces con la que ellos no están de acuerdo, la usarán para hacerte sentir que les estás haciendo daño. Porque no pueden aceptar la idea de que hagas algo que no aprueban y van a tratar de convencerte de que estás perjudicándolos.

6. No aceptan la idea de que crezcas
Para ellos siempre serás un niño y te lo harán saber cada vez que puedas, pero no para demostrarte su amor, sino para dejar claro que ellos siguen teniendo poder sobre ti. El hecho de que te conviertas en un adulto los asusta, porque eso significa entregar el control y aún siendo adulto, seguirán intentando hacerlo.

7. No respetan los límites
Esto es mucho más común de lo que crees, porque se manifiesta en una gran variedad de comportamientos. Como cuando revisan tu celular en busca de cosas privadas, cuando no respetan tu privacidad ni siquiera en el baño o cuando te humillan en público. ¿Su reacción cuando demuestras tu descontento? Como siempre, se enojan.

8. Te menosprecian frecuentemente
Puede que lo hagan sonar como “chistes”, pero con el tiempo y la frecuencia con que lo hacen, puedes darte cuenta de que son algo más que solo chistes. Comentarios desagradables acerca de tu aspecto, peso o inteligencia, son muy comunes entre este tipo de padres, que te piden que “no te lo tomes tan en serio”.


9. Manipulan con sus emociones
Todo el tiempo estás enfrentándote a que puedan dejarte de hablar porque no hiciste lo que ellos querían, te ignoran para hacerte saber que estás decepcionándolos. Y a pesar de que su comportamiento no sea agresivo, es una forma de agresión, pues están manipulándote con sus emociones.

10. Tienes miedo de ellos
Una de las formas más fáciles de descubrir a un padre que te está dañando sin que lo hayas notado, es que te asusta pensar en lo que podría hacer si no le obedeces. Incluso siendo un adulto, el fantasma de su aprobación, no te deja pensar tranquilo y te pone impaciente el solo hecho de ver su nombre cuando están llamando por teléfono. Lo importante es que te des cuenta y hagas algo por mejorarlo, sobre todo porque si llegas a tener hijos, no querrías hacerlos pasar por lo mismo