jueves, 17 de marzo de 2016

8 señales que demuestran que estás muy estresado

Si sientes alguno de estos síntomas es mejor que comiences a descansar más y preocuparte menos.
Por Andrea Araya Moya
Hay diferentes cosas que pueden causarte estrés. El ritmo acelerado de la vida, el exceso de trabajo, problemas familiares, entre otras cosas. A veces es muy notorio cuando estás estresado y puedes decir con exactitud. Sin embargo, hay ocasiones en las que te es más difícil, pues tu cuerpo comienza a manifestarse de diferentes formas y no sólo con ese desgano característico que produce el estrés.
1. Te enfermas más seguido de lo normal
El estrés te mantiene en estado de debilidad. Tu sistema inmune se altera y es muy probable que te enfermes y resfríes más seguido que lo normal. Así que preocúpate de descansar más si notas que estás medicándote demasiado y que aún no puedes mejorarte de ese resfriado.
2. Quieres quedarte todo el tiempo en la cama
Sí, a todos nos gusta dormir y quedarnos en cama para descansar. Sin embargo, cuando esto se da todos los días y ya ni siquiera sientes ganas de levantarte de la cama entonces es porque algo anda mal y deberías preocuparte de descansar más y ver qué te causa tanto estrés en tu vida.
3. Te cuesta mucho quedarte dormido
Aunque quieras dormir todo el tiempo, cuando llega el momento de dormir no puedes pegar un ojo. ¿Por qué? Te pasas la mayor parte de la noche pensando, preocupándote de todo, con la cabeza llena de ideas, tal como si estuvieses en un concierto. Tu mente no se calla y eso provoca que no puedas conciliar el sueño de manera adecuada. Intenta darte un respiro. Regálate un tiempo y descansa y relájate.
4. Te distraes con cualquier cosa
A veces puedes ser el ser humano más inteligente. Sin embargo, a veces te distraes con cualquier cosa y tus pensamientos provocan que te desenfoques y pierdas la noción de lo que estabas haciendo. Lo mismo sucede con tu memoria. Se te olvidan demasiadas cosas frecuentemente y no puedes concentrarte cuando lo necesitas.
5. Te sientes demasiado tenso siempre
Es como que alguien apretara tu pecho, o cargara algo sobre tu cabeza. Te sientes demasiado tenso, tal como si tus músculos estuviesen congelados. Sufres de dolores de espalda y cuello y es normal que amanezcas adolorido por las mañanas. Lo que puedes hacer para quitar esa tensión es sentarte erguido, respirar profundo, luego poner tu mentón sobre tu pecho y ladear tu cabeza hacia la izquierda. Cuéntame si te hace sentir mejor.
6. Pierdes el apetito sexual
Ya no eres quien toma la iniciativa o que anhela los encuentros románticos. Estás más frío, de hecho. No sientes deseo ni siquiera ganas de mimar y acurrucar a tu pareja.
7. Lloras con demasiada facilidad
Todo, prácticamente TODO, te hace llorar. Desde lo más insignificante hasta lo más triste. Lloras todo el tiempo y muy fácilmente. Tus lágrimas brotan cuando ves una película o un tierno cachorrito, y lo peor es que te hace sentir agobiado y más cansado de lo normal. Además, como tus emociones están más a flor de piel, te enojas con más facilidad.
8. Tu estómago se vuelve insoportable
Te duele todo el tiempo. Lo que comas te hace mal. Sientes tu vientre hinchado y los gases abundan. Esto es normal, y muy frecuente, cuando estás bajo periodos de estrés y nerviosismo. Intenta relajarte un poco y darte un respiro.