viernes, 15 de julio de 2016

Historia de la CHOCOTORTA

En Argentina siendo el año 1982 a Maite Madragaña1 muy aficionada a la gastronomía y también primera jefa creativa publicitaria empleada por la agencia De Luca, le correspondió crear un producto que fuera al mismo tiempo propaganda de las Chocolinas, producidas por la entonces empresa argentina "Bagley", también colaborar con el queso crema "Mendicrim" de la importante cooperativa SanCor (la cual produce sus lácteos y derivados principalmente en las provincias argentinas de Santa Fe y Córdoba) y, además, trabajar con el dulce de leche de la actual empresa santafesina desaparecida "Rodas". A María Teresa o Maite se le ocurrió (como se hace muchas veces con las vainillas) mojar las galletitas chocolatadas en leche de vaca pasteurizada, intercalándolas con capas de dulce de leche y queso crema, de modo que, la capa de galletitas chocolatadas bien embebidas quedaran en la base de la torta y la capa superior tenga un formato rectangular.
Se puede servir al natural o -para muchos preferentemente- fría aunque jamás calentada.
Pronto aparecieron otras recetas de chocotorta que incluyen el embebido de las galletas chocolatadas en licores, como por ejemplo puede serlo la Hesperidina y la substitución parcial o total del queso crema por crema de leche e, incluso, el espolvorear en la parte superior recubierta de dulce de leche trozos de maní, almendras, castañas de Cajú, diversas variedades de piñones (por ejemplo de cury ó de pehuén ó de pecán), escamas de Mantecol o Nucrem etc (el mantecol o nucrem pueden insertarse entre los pisos de crema y dulce de leche de esta torta); diversas confituras etc.2
Dado que la chocotorta está confeccionada con ingredientes perecederos (el queso crema, o la crema) lo que corresponde es consumirla a pocas horas de su preparación si se la va a consumir "al natural" (a más de 0° C) ó -si no- guardarla preservada en la heladera (nevera) hasta un máximo de un par de días hasta su consumo.