miércoles, 31 de agosto de 2016

Daisaku Ikeda - Argentina Seikyo 1° de Septiembre de 2015

Como afirma el Buda Nichiren Daishonin: "Lo importante es el corazón". Nuestra intención profunda es lo que determina todas las cosas.
Nuestra mente decide cómo responder a las cosas según la manera en que las percibe; la mente, a su vez, condiciona la voluntad a cada instante, a cada momento. Por eso, un cambio en la percepción determina resultados distintos. Esta es la esencia de la fe en la Ley Mística. Nuestra verdadera capacidad humana queda definida por lo que generan nuestra mente y nuestro corazón.
Los demás no pueden decidir si seremos felices o desdichados. Esto es algo que tampoco depende del medio ambiente. Desde el punto de vista de los escritos de Nichiren Daishonin, saber valorar a los demás y tener agradecimiento a los semejantes son muestras de fortaleza espiritual. Este corazón íntegro, además de crear buena fortuna, abre caminos hacia el verdadero triunfo en la vida.