miércoles, 24 de agosto de 2016

Daisaku Ikeda escribió sobre el Gral José de San Martín (en la Nueva Revolución Humana Volumen 11)

"Shin'ichi Yamamoto se quedo parado en la plaza durante algún tiempo contemplando la estatua ecuestre de San Martín. Mientras reflexionaba sobre la vida del famoso héroe, sintió una profunda simpatía por ese hombre que no había querido otra cosa que liberar a Latinoamerica, y que a cambio había sido atacado como un déspota o acusado de tener ambiciones de rey. ...
Los seres humanos juzgan las cosas de acuerdo con sus propios valores. Por eso, las personas dominadas por personas egoístas y ambiciones personales no pueden reconocer o aceptar la existencia de individuos desinteresados.... Shin'ichi hizo un juramento frente a esa imponente y digna figura : "También mi vida será, sin duda, una sucesión de persecuciones. Pero seguiré luchando. No seré derrotado. Porque mi misión es liberar a la humanidad de las cadenas del karma que la mantiene presa del sufrimiento '".