sábado, 10 de septiembre de 2016

EL CORAJE DE CAMBIAR- por Alejandra R. Matutti

Mi objetivo es dar testimonio de como del budismo cambió mi vida, compartiendo esta reflexión que escribí basada en mi propia experiencia sobre el coraje de cambiar, dirigida a todas las personas.
Probablemente has vivido mucho tiempo con problemas que creíste imposible de solucionar. Tal vez pensaste o alguien te dijo que no tenías fuerza de voluntad o carácter para hacerlo. Quizá, el estado espiritual que tienes hace tanto tiempo, donde predomina el fracaso y la visión negativa de la vida, hace que creas que te falta energía para encarar la vida cada día y te sientes menos seguro en tu interior, en pleno estado de infierno. Lo que tienes que saber es que en realidad eres más fuerte de lo que piensas, porque has llevado más sobrecarga emocional negativa que muchas personas podrían soportar y puedes usar esa fuerza en forma diferente, en tu propio beneficio.
Un error bastante común es iniciar un programa de cambio de vida con el objetivo de solucionar todo de golpe. Cuando hay muchas conductas negativas que cambiar, establecer objetivos irreales generalmente produce sentimientos de impotencia y desaliento. Poner límites rígidos para solucionar problemas suele generar una presión excesiva que puede hacer que el programa se vuelva una obsesión y el no cumplir las metas en los plazos establecidos sea visto como un fracaso. Finalmente esta situación puede provocar que renuncies debido al estrés y la tensión. Romper el compromiso con uno mismo suele generar frustración, baja la autoestima y la confianza. Esta forma de pensar puede hacerte más susceptible a las soluciones mágicas y de moda, que prometen resolver tu vida en quince días por una módica suma de dinero y brujería mediante.
En el Budismo  de Nichiren Daishonin nos proponemos y logramos un objetivo razonable, porque si tuviste el coraje de sufrir tanto tiempo, ¿porqué no usar ese coraje para dejar de hacerlo?
No importa cuánto tiempo necesites para cada etapa, lo interesante es que sirve para lograr el éxito en todos los aspectos de la vida. A medida que vayas alcanzando el objetivo, descubrirás junto con tus compañeros de lucha y fe, recursos que nunca pensaste que tenías.
El cambio de actitud frente a la vida que te proponemos es de un continuo y constante proceso de crecimiento hacia una mejor calidad vida. Muchos compañeros hoy exitosos, tenían una imagen distorsionadas de sí mismos. En el camino para cambiar es esencial que te reconozcas a ti mismo, valorices tus virtudes y detectes tus puntos débiles. Esto ayudará a lograr lo que te propones, ya que es importante ir disminuyendo la tendencia criticar y recargar de culpa a los demás por tus errores. Hacerte cargo de tus decisiones, tanto buenas como malas, contribuirá a reforzar los cambios en ti mismo y en tu medio ambiente (medio social), tus relaciones mejorarán y las personas modificarán tu comportamiento a medida que tu cambies de actitud. Es indudable que cuando uno se ama a sí mismo tal y como es, puede hacerlo con los demás.
Para esto hay tres pilares fundamentales que se aplican al budismo: fe, práctica y estudio. Fe en uno mismo para que imposible se convierta en posible; práctica porque sin acción no hay reacción; estudio porque el conocimiento permite una mejor comprensión de ti mismo y el universo que te rodea. Al llevar la práctica diariamente y aplicarla a la vida, podrás ver resultados positivos antes de lo que pensabas. Aumentará la sensación de satisfacción ante los logros en el corto, mediano y largo plazo: un desarrollo psicosocial más firme y capacidad para hacerlo duradero. El arte de cambiar conductas consiste en modificar el punto de vista. Un obstáculo puede ser una pared o un escalón hacia la felicidad y la sabiduría; un fracaso es aprendizaje; un mal paso no es una caída y si uno se cae tiene que volver a levantarse. Lo importante es perseverar, porque cuando uno menos lo espera ya se habrá llegado al objetivo propuesto.
Hay varias áreas que tendrás que considerar cuando revises los aspectos que contribuyen a que tengas conductas autodestructivas. Todos éstos forman un estilo de vida. Para logar verdaderos resultados no hay que cambiar todo al mismo tiempo, sino corrigiendo una cosa por vez, practicando hasta que cada conducta o acción surja naturalmente con poco o ningún esfuerzo. Luego podrás dar el siguiente paso, alcanzar tus sueños, los que creías más imposibles e improbables. La modificación gradual y continua es el modo de asegurar el triunfo, que no se llega superando a los demás sino a uno mismo. El apoyo que hallarás en los grupos, en la experiencia de tus compañeros de lucha que han tenido vivencias similares a las tuyas, te ayudará a ir abriendo puertas sucesivas y lograr el éxito, tal como lo hice yo. Ésa es la REVOLUCIÓN HUMANA.
Todo lo anterior está contenido en una palabra, NAMYOJORENGUEKIO, es nuestra llave hacia la felicidad absoluta.
Te ofrecemos nuestras manos amigas y nuestra experiencia de vida. Ésta es tu oportunidad de ser feliz, pues es ahora o nunca. El tren de las oportunidades no pasa dos veces.