miércoles, 23 de noviembre de 2016

La profecía de hace 18 años que vaticinó el triunfo de un Donald Trump

Durante la larga y candente campaña presidencial de Estados Unidos, pocos se atrevieron a pronosticar la victoria del candidato republicano Donald Trump; entre ellos figuran el cineasta Michael Moore y el profesor de historia Allan Lichtman.
Pero ese inesperado giro de la historia fue previsto hace 18 años por un pensador estadounidense, el filósofo Richard Rorty.
En su libro Achieving our country, Leftist Thought in Twentieth-Century America, publicado en 1998, Rorty analiza los problemas de las tendencias de izquierda, entre ellos dar “preferencia a la política cultural sobre la política real”.
Esto contribuiría a una marea de resentimiento, escribió, que generaría el tipo de rencor que la izquierda había tratado de erradicar.
“El electorado no-suburbano decidirá que el sistema fracasó y empezará a buscar a un hombre fuerte por quién votar, alguien dispuesto a asegurarles que, una vez elegido, los burócratas presumidos, los abogados tramposos, los vendedores de bonos de salarios excesivos y los profesores posmodernos no sean quienes tomen las decisiones”, escribió Rorty.
También presentó un panorama sombrío sobre lo que pasaría tras la elección del político autoritario.
“Una cosa que es muy probable que suceda es que los logros obtenidos en los últimos cuarenta años por los estadounidenses negros y mestizos, y por los homosexuales, serán aniquilados”, escribió. “El desprecio jocoso por las mujeres volverá a la moda”.
La intolerancia y el “sadismo” “volverían en olas”, continuó. “Todo el resentimiento que los estadounidenses mal educados sienten por tener sus modales dictados por los graduados universitarios encontrará una salida. Algo se romperá”.
Además sugirió que mientras “los proletarios puedan ser distraídos de su propia desesperación por pseudo-eventos creados por los medios, incluyendo una guerra breve y sangrienta, los súper ricos tendrán poco que temer”.
Rorty dijo que el llamado “hombre fuerte” sería incapaz de hacer algo más que “empeorar las condiciones económicas” y “hacer rápidamente la paz con los super ricos internacionales”.
Sus ideas sobre los votantes que quieren castigar a las “élites” y encuentran en las minorías chivos expiatorios, fueron repetidas por el historiador Samuel Huntington en 2004 y por Noam Chomsky en 2010.
Rorty no alcanzó a ver a Trump electo: falleció en 2007.