domingo, 15 de enero de 2017

El poder de fijarse objetivos

¿Cuánta conciencia ponemos en el logro de nuestros objetivos? ¿Prestamos la debida atención o de alguna manera, creemos que pueden suceder mágicamente? Los objetivos no suceden por impulso natural: nosotros ayudamos a que sucedan o no. Sin embargo, no estamos acostumbrados a dedicar el tiempo necesario para definirlos y mucho menos a pensar en las estrategias necesarias para alcanzarlos. No llegamos a comprender en qué medida el éxito de nuestros proyectos depende de nosotros y que para que nuestros objetivos se realicen debemos ser muy conscientes de lo que queremos lograr y muy responsables por la forma en que lo vamos haciendo.

"​Para quien no sabe hacia donde va, ningún viento es favorable".

Séneca 4 A.C

Aquí una #historiadeConfianzaTotal que demuestra que poner los objetivos por escrito produce otro tipo de resultados.
El libro 13 secrets of world class achievers cuenta el caso de John Goddard, también conocido como una de las personas que más objetivos ha alcanzado a nivel mundial.
Cuando tenía tan solo quince años, Goddard escribió una lista de 127 objetivos que quería alcanzar. La llamó «la lista de mi vida» y allí escribió todo lo que algún día fantaseaba con hacer, lograr, experimentar y tener.
Los últimos objetivos que había escrito en su lista a los quince años decían «casarme y tener hijos», pues se casó y tuvo seis hijos. Más allá de ser un gran aventurero, John Goddard es una persona que tiene muy claro cómo hacer para cumplir sus metas. Sabe que el primer gran secreto es eso que él de manera intuitiva hizo cuando era adolescente: escribir sus objetivos.