lunes, 6 de febrero de 2017

Evita a toda costa estos alimentos si tienes enfermedades inflamatorias como la fibromialgia, lupus, esclerósis múltiple, artritis, fatiga crónica, psoriasis, y más

Evitar gluten y lentejas si tienes enfermedades inflamatorias por Tay Cuéllar
Ya he explicado cómo tener un intestino permeable te pone firmemente en el espectro autoinmune. Es por eso que curar tu intestino es el primer pilar de mi protocolo. Ahora es el momento de hacer algunos cambios que harán que tu intestino tenga de nuevo un estado de salud óptimo. Una de las mejores cosas que puedes hacer es dejar de comer alimentos que están causando más inflamación y daño a tu tracto intestinal. Evitar los granos y las leguminosas es importante en el proceso de revertir enfermedades inflamatorias. ¿Quieres saber por qué? Sigue leyendo para entender las razones y las consecuencias.

Evitar gluten y lentejas si tienes enfermedades inflamatorias
¿Qué es el gluten?
El gluten es un grupo de proteínas que se encuentran en los cereales como el trigo, sémola, espelta, centeno, kamut, y cebada. Es lo que da al pan su pegajosa textura, pastosa, pero ese no es el único lugar en el que lo vas a encontrar: el gluten se utiliza como aditivo alimentario en casi todos los alimentos procesados, desde aderezo ensaladas hasta salsa de tomate cátsup.
Puedes preguntarte cómo algo tan corriente podría ser perjudicial para tu intestino ¿no estaríamos todos enfermos? Bien, desafortunadamente, se ha convertido en “moda” la enfermedad crónica, como enfermedades del corazón, cáncer, o una enfermedad autoinmune y las tasas están aumentando. El gluten se ha relacionado con más de 55 enfermedades, y se estima que el 99% de las personas que ya sean celíacas o no celíacas con sensibilidad al gluten, nunca son diagnosticadas.

¿Cómo es que el gluten causa intestino permeable?
En La Solución Autoinmune, explico con gran detalle cómo el gluten contribuye a un intestino permeable lo que luego te lleva por el camino de la enfermedad autoinmune. Estimula a tu sistema inmune para atacar a tus propios tejidos, no es fácil de digerir, y contribuye a desencadenar desequilibrios como crecimiento excesivo de Cándida y SIBO. Pero aún más perjudicial es la capacidad del gluten de desencadenar en el cuerpo la producción de zonulina, una proteína que puede indicar a las uniones estrechas entre las células en tus intestinos que se abran y permanezcan abiertas.

El problema con los granos y legumbres
El trigo no es el único. Otros granos, pseudogranos (como la quinua) y las legumbres, contienen proteínas similares que contribuyen al intestino permeable y a empeorar las enfermedades inflamatorias de varias maneras:
Por perjudicar a las células intestinales
Mediante la apertura de las uniones estrechas de la mucosa intestinal
Alimentando bacterias dañinas para crear disbiosis intestinal
No dejes de leer:
12 enfermedades por deficiencia de vitamina D
enfermedades inflamatorias con cereales

La parte comestible de estas plantas es la semilla, que contiene el embrión. Con el fin de transmitir sus genes, una planta produce sus propios productos químicos para repeler plagas y prevenir la digestión. Estos productos químicos pueden ser muy perjudiciales para una persona con una enfermedad autoinmune o también llamadas enfermedades inflamatorias. Destaco algunos en particular:
Sustancias químicas en plantas que empeoran las enfermedades inflamatorias
Lectinas
Las lectinas son proteínas de plantas que se unen a hidratos de carbono. Los dos tipos de lectinas en particular, que se sabe que causan un problema en los seres humanos son las aglutininas y prolaminas.


 Aglutininas
Las aglutininas funcionan como un insecticida natural y pueden ser un factor agravante de las enfermedades inflamatorias. Los efectos de las lectinas dentro de nuestros cuerpos pueden ser sutiles y difíciles de reconocer, pero algunas aglutininas son increíblemente peligrosas. La ricina, una lectina de las semillas de ricino, es fatalmente tóxica, incluso en cantidades muy pequeñas.
Esta es la razón del porqué los granos que son organismos modificados genéticamente (OGM), son especialmente dañinos para aquellos de nosotros con autoinmunidad. Han sido diseñados para producir más de sus insecticidas de las mismas sustancias químicas naturales que son tan inflamatorias. Debido a esto, si eliges incluir cereales en tu dieta, recomiendo ir por los no-OGM y variedades relacionadas.

Prolaminas
Las prolaminas son proteínas necesarias para el crecimiento de la semilla, y por tanto no se digieren fácilmente. El gluten es una prolamina, y la mayoría de los granos contienen una prolamina similar en estructura al gluten. En un proceso llamado reactividad cruzada, esos prolaminas pueden provocar una respuesta inmune similar en aquellos que son sensibles al gluten.

Fitatos y ácido fítico
Los fitatos y el ácido fítico inhiben la digestión y se une a ciertos minerales (zinc en concreto, hierro y calcio) que son vitales para que nuestro sistema inmunológico funcione correctamente, impidiendo su absorción. Los granos OGM contienen una mayor concentración de ácido fítico.

Saponinas
Las saponinas llamadas “glicoalcaloides,” que se encuentran en niveles muy altos en pseudogranos y legumbres, son también un insecticida natural producida por estas plantas. Una vez que se escapan de la capa protectora de tu intestino (que es fácil de que suceda si tienes un intestino permeable), entran en el torrente sanguíneo y destruyen los glóbulos rojos.

También se recomienda que las personas con enfermedades autoinmunes eviten las verduras de la familia de las solanáceas (Solanaceae), que comprende los tomates, pimientos y patatas. Estas plantas son muy altas en lectinas que dañan la mucosa intestinal, entran fácilmente en el torrente sanguíneo, y no se descomponen al cocinarlas.

Huevo
Así como la semilla (embrión de la planta) se protege de forma natural con defensas químicas, también lo hacen otros embriones, como los huevos. Al igual que una semilla, los huevos contienen una enzima protectora. La enzima, llamada lisozima, es inflamatoria a las personas con enfermedades autoinmunes.

Mientras que usted está pasando por el programa de 30 días en la solución autoinmune, habrá muchos alimentos que va a evitar temporalmente y luego añadir de nuevo en. Los cereales, legumbres, pseudogranos, y algunos otros alimentos, probablemente tendrás que tenerlos fuera de tu dieta para siempre, ya que muchas personas con autoinmunidad son extremadamente sensibles a ellos. El gluten es un absoluto “NO”. No recomiendo a nadie añadir gluten de nuevo en su dieta.