jueves, 23 de marzo de 2017

La exitosa apuesta de dos jóvenes que abandonaron la universidad y fundaron un negocio millonario - FinanzasYahoo

Los jóvenes empresarios estadounidenses Jake Kassan y Kramer Laplante prefirieron “ayudar un poquito a la suerte” y con sólo 25 años son los dueños de la marca de relojes MVMT (movement) que ya para el 2016, a solo tres años de ver la luz, había generado 60 millones de dólares en ingresos.
Uno de los secretos de la rápida aceptación que ha tenido esta marca en el mercado online radica en su propuesta: los relojes MVMT tienen un diseño clásico, minimalista, con un acabado que incluye correa de piel, esfera de aluminio anodizado y un cristal impecablemente pulido.
Bajo la premisa de que el lujo no siempre es caro, los precios oscilan entre los 95 y los 160 dólares, una cifra razonable si tenemos en cuenta que se trata de una prenda muy particular citada a menudo como símbolo de elegancia.

Los inicios…
Hace cuatro años, Jake Kassan y Kramer Laplante eran dos simples estudiantes de la Universidad de California en Santa Bárbara. Kassan se aburría en las clases, no podía concentrarse y sentía que perdía su tiempo en materias que le resultaban insípidas.
LaPlante estaba tan solo a un semestre de obtener su título de graduado. Ambos decidieron que no continuarían los estudios. Lo tenían bien claro: el éxito es para los que arriesgan y había llegado el momento de emprender una nueva aventura.
La jugada fue magistral: crearon la marca de relojes MVMT, en junio de 2013, con 300.000 dólares que lograron recaudar a través de campañas de ‘crowdfunding’ o micromecenazgo en Indiegogo, una de las plataformas más populares de fondeo colectivo. En poco más de tres años, la empresa con sede en Los Ángeles se convirtió en un éxito rotundo.

La aptitud y la actitud
Desde pequeño, Kassan aprendió a ganarse su propio dinero. La presencia de un padre emprendedor que llevaba su negocio de informes crediticios le enseñó a vislumbrar la meta sin vacilar en el intento.
Con 12 años se le ocurrió vender paletas de caramelo a 25 centavos o cinco por un dólar y en un par de semanas había recaudado entre 300 y 400 dólares. Cinco años más tarde, a los 17, tuvo otra idea genial: abrió un negocio de camisetas que incorporaban un micrófono y luces en sincronía con el movimiento. En poco tiempo la prenda se hizo popular entre los fanáticos del rave y los asiduos a los night clubs.
Los dividendos crecieron y Kassan sintió la necesidad de expandirse. Para obtener un préstamo de su padre, tuvo que poner su auto en garantía. Con más presupuesto, comenzó a rondar el barrio de Santa Mónica los fines de semana y allí vendió cientos de camisetas. Más tarde, aterrizó en Internet con el sitio NiteLifeDesigns.com que promovió de manera efectiva mediante videos colgados en YouTube acumulando más de medio millón de visitas. De la venta online comenzó a sacar 10.000 dólares semanales.
Antes de convertirse en cofundador de MVMT, LaPLante se había atrevido con la marca de carteras Articulate Wallets en Kickstarter, una conocida plataforma de financiación para proyectos creativos. En poco tiempo, logró recaudar más de 100.000 dólares de casi 3.000 simpatizantes.
Con una clara visión de futuro y una habilidad sorprendente para los negocios, el binomio Kassan-LaPlante tenía todo lo necesario “para apostar al caballo ganador”.

El comercio electrónico: la mejor apuesta
Como buenos millennials, Jake Kassan y Kramer LaPlante crecieron haciendo compras online y aprovechando el potencial de la tecnología. Por ello, apostar por el comercio electrónico fue una decisión más que lógica. Ya con la idea concebida había que estudiar el mercado para sacar ventajas de la competencia.
El dúo comenzó a contactar a proveedores en China a través del portal Alibaba para conocer cómo se movía la relación calidad-precio. Descubrieron que podían entrar con el pie derecho en el negocio si disminuían los intermediarios y vendían online los mismos relojes que otras compañías tenían a 300 dólares o más, por un costo entre 95 y 160 dólares. Si llegaban directamente al consumidor sería más fácil ofrecer un producto de calidad superior a un precio menor.
La estrategia digital de MVMT funcionó. En poco más de tres años, ha logrado vender más de 600.000 relojes y en el 2016 incluyeron una línea de gafas de sol con el ánimo de expandir la gama de productos.
Gracias a la popularidad que tiene la marca sobre todo entre los clientes jóvenes, la compañía ha podido conservar su independencia sin hacer ninguna inversión de riesgo. Y no son pocas las ofertas que ha recibido, pues más de un empresario solvente se ha acercado con intenciones de compartir el botín.
MVMT se ha convertido en una de las marcas de relojes más comentada en el mercado online y sus fundadores, Jake Kassan y Kramer LaPlante, figuran en la lista de Forbes de los empresarios millonarios más jóvenes del planeta.