jueves, 2 de marzo de 2017

UN GRANJERO DE TATOOINE - Mel Pereyra de Romero


Había una vez un chico llamado Luke, que compró unos robots que contenían información robada del imperio galáctico, por lo que su familia es asesinada sin más, pero gracias a Obi Wan, se escapa de su planeta con unos mercenarios y aprende de la fuerza, conoce gente nueva, se une a los rebeldes. Sin querer se encuentra con el último Sith, quien casualmente es su padre. ¿Cómo que es su padre? Cuando Vader era niño era un esclavo llamado Anakin, el conoció por casualidad a unos Jedis y a la reina de Naboo, quienes lo liberaron, pero no pudieron liberar a su madre. El chico fue a completar su entrenamiento para ser Jedi con la ilusión de rescatar a su madre, y durante el proceso tiene experiencias contraproducentes en su vida, se enamora, algo que no iba bien con su "religión" y se entera de que su madre ha sido secuestrada. Se llena de ira, mata a una tribu entera, pero al final consigue el amor de Padmé a quien embaraza y entonces empieza a temer por la vida de su hijo y esposa, el miedo de perderla lo lleva al lado oscuro, y después de traicionar todo aquello en lo que creía Padmé muere de tristeza al saber que él era un asesino y un traidor. Es por eso que Vader no sabía hasta entonces la existencia de Luke. Mucho menos la de su hermana, Leia, quienes fueron dados en adopción a escondidas de Anakin. Pero Luke logra rescatar a su padre y hacer resurgir su lado luminoso, por lo que se redime momentos antes de morir. Esa es la historia del granjero del desierto de Tatooine, Luke Skywalker, y sus aventuras interestelares.