miércoles, 29 de julio de 2015

Averigua Qué Te Está Bloqueando de Sandra Burgos

Todo el mundo se bloquea de vez en cuando. Es un proceso natural que no tiene por qué echar por tierra ninguno de tus proyectos.

Normalmente, las personas se bloquean en un área de su vida mientras las demás áreas fluyen sin problema.

Sin embargo, a veces ocurre que nos encontramos en un momento de bloqueo general y nos cuestionamos el sentido de cada pequeño detalle de nuestra vida. Sea como sea, tiene solución.



El primer paso es siempre identificar el bloqueo.

¿Sientes que estás parado y no puedes avanzar? ¿Te sientes vacía y frustrada respecto a algún ámbito de tu vida? Si es así estás, efectivamente, ante un bloqueo.

Dedica un momento a reflexionar e identifica ese ámbito de tu vida que está siendo obstaculizado por el bloqueo. Pausa el vídeo y, cuando lo tengas, continuamos.

[Identifica tu ámbito de bloqueo]

Existen 4 razones principales por las que las personas nos bloqueamos. Analiza cada una de ellas y encuentra cuál es la que te está bloqueando a ti.

Una vez lo tengas claro, aplica las soluciones propuestas y deshazte del molesto bloqueo.

1. Abrumación e incapacidad de avanzar, agotamiento
A las personas que se sienten abrumadas suele fallarles la organización y planificación, no estructuran los procesos. También puede ocurrir que hayan atrasado varias tareas o asumido demasiados compromisos y necesiten ayuda; o que estén tratando de hacerse cargo de todos los problemas en lugar de delegar.

La solución: Organízate y ponte en marcha; renegocia las tareas menos importantes y omítelas de tu agenda; asegúrate de no perder tiempo con las tareas incorrectas; aprende a delegar y a establecer prioridades; planifica descansos mentales en tu rutina diaria.

2. Victimismo
Algunas personas están bloqueadas porque mantienen una constante conversación victimista consigo mismas. Si eres una de esas personas, ¡no justifiques tu victimismo! Da igual que tus lamentos sean ciertos o no. Lo único que consigues así es no poder avanzar y permanecer bloqueada/o. Por lo tanto, no lo necesitas, no te ayuda a nada en absoluto.

La solución: Explora las creencias sobre ti misma/o o el entorno que te están bloqueando e investiga qué otras creencias podrías asumir que te resulten más útiles para avanzar; reemplaza tus conversaciones victimistas por conversaciones productivas en las que te des ánimos y admires tus cualidades; explora opciones que no hayas considerado antes para llevar a cabo tus objetivos.

3. Objetivos mal definidos
Si estás persiguiendo los objetivos equivocados es posible que existan incongruencias entre tus deseos y tus acciones, que no te sientas motivada/o a seguir.

La solución: Define tus objetivos en términos claros, hazlos significativos; asegúrate de que te resultan estimulantes y motivadores; endereza tus actividades para que favorezcan el logro de los objetivos; comprueba si las acciones que desarrollas realmente funcionan.

4. Falta de acción
Cuando los objetivos te motivan y tienes energía pero, en cambio, te falta iniciativa para actuar o no tienes ideas, estás ante un bloqueo fácil de solventar, ya que sólo es cuestión de lanzarse.

La solución: Haz un brainstorming de acciones potenciales, selecciona las que quieres llevar a cabo y muévete sin pensarlo dos veces. Te ayudará que otras personas participen de tu brainstorming, ya que la variedad de perspectivas es un punto valioso. Si quieres asegurarte tu propio compromiso con el objetivo que persigues, un buen truco es compartirlo con dos personas cada día durante una semana; así recibirás apoyo y feedback, y eso te motivará a seguir actuando.

Ahora que ya sabes identificar y solventar tu bloqueo, ya no hay razón para seguir parada/o. ¡Alcanza tus objetivos!
Y recuerda: Tienes a tu alcance mucho más de lo necesario para ser feliz. ¡La decisión es tuya!