miércoles, 10 de febrero de 2016

Este hombre perdió 72 kilos sin hacer dieta


En vez de dedicarse a contar calorías, Joe Bernstein siguió estos 4 sencillos y poderosos pasos. Por Teresa Donoso
Perder peso nunca es sencillo, pero es especialmente difícil para quienes han batallado con el sobrepeso durante años sin lograr vencerlo. Eso era exactamente lo que Joe Bernstein sentía. Tenía sólo 25 años y pesaba más de 140 kilos. Joe no recordaba un momento de su vida en el que no hubiese estado pasado de peso.
Su relación con las dietas y la comida hacía sido complicada desde el comienzo:
“Había probado dietas sin mucha constancia desde que tenía 8 años. Cuando cumplí 25 finalmente decidí hacerme un chequeo médico, uno que había estado evitando durante años debido a mi peso. Me subí a la balanza, pensando que pesaba cerca de 140 kilos, pero cuando vi que pesaba más de 150 supe que era hora de hacer algo al respecto”.
Joe se negó a hacer dieta desde el comienzo. Lo que el quería era una forma de transformar su vida y su mentalidad, no sólo su cuerpo. Le tomó 4 años perder gran parte de los kilos que tenía de más. Los últimos kilos los perdió en los 6 años siguientes.
“En el comienzo ni siquiera me puse una meta en términos de cuánto quería pesar. Simplemente busqué formas de vivir una vida más saludable y más consciente, experimentando para ver qué me hacía sentir bien y qué no”.
Estas son algunas de las cosas que Joe hizo. Son increíblemente sencillas y, sin embargo, tuvieron un rol protagónico a la hora de ayudarlo a perder peso:
1. Dejó de beber gaseosas, jugos azucarados y té helado
“Mi viaje comenzó con la decisión de dejar de beber gaseosas, jugos y té helado. Calculo que al comienzo ingería más de 2.000 calorías sólo en lo que bebía. No suelo recomendarle esto a mis clientes, pero al comienzo reemplacé las gaseosas con gaseosas dietéticas para finalmente dejarlas para siempre. ¡En sólo 3 meses perdí 22 kilos!“
2. Aprendió a cocinar y comenzó a preparar sus propios almuerzos para llevar al trabajo
“Solía comprar mi almuerzo todos los días en el trabajo sin pensar mucho en el precio o el impacto que esto tenía en mi salud. Pronto comprendí que puedes comer mucho mejor por mucho menos dinero… No comerás tantas calorías y podrás controlar lo que pones en tu cuerpo”.
3. Vio todo fracaso como una nueva oportunidad
“En esta época, mi ex esposa finalmente me dejó. Esto me motivó a vivir una vida más saludable y a vivir de forma más consciente. También me inspiró a perder el peso que me sobraba para sentirme mejor a la hora de volver a encontrarme con el romance”.
4. Comprendió el valor de comer comida de verdad
“A medida que perdía peso, comencé a aprender sobre el sistema alimentario industrial a través de diferentes documentales. Eso me inspiró a buscar opciones locales y frescas de comida. Mi mundo se expandió, mis papilas gustativas se transformaron y mi cuerpo siguió perdiendo peso”.
Actualmente, Joe es coach de bienestar y presta sus servicios a todo aquel que los necesite. Puedes encontrarlo en su página de Facebook o sitio web. Estamos seguros de que sus consejos te inspirarán. Su viaje es uno que muchos quieren replicar pero que muchas veces no saben cómo. Lo más interesante de todo, es que su historia y sus consejos derriban el popular mito de que debes contar calorías y morir de hambre para bajar de peso y ser saludable.