lunes, 6 de noviembre de 2017

11 pistas sutiles de que estás completamente enamorada Por Carolina Mila

Enamorarse toma tiempo. Y a menudo no podemos distinguir el preciso momento en que sucedió. Aquí hay 11 señales que te indican que aunque no lo creas, muy probablemente ya estás perdiendo la cabeza por ese alguien con quien crees que lo tienes todo bajo control.

1. Sientes una urgencia de pasar tiempo con esa persona todos lo días, incluso cuando sabes que es mejor no hacerlo
Siempre lo pasas súper bien cuando los dos pasan tiempo juntos y te das cuenta que vas a estar feliz de verlo a él o ella cuando sea.
Es muy probable que te tengas que contener de pedirle a esta persona que se vean por el quinto día consecutivo, pero la verdad es que ya la extrañas un poquito. Además, sabes que tu día se va a poner mucho mejor tan pronto como empiecen a conversar.

2. Incluso cuando no están juntos, esta persona es parte de tus pensamientos
Así es como comienza todo: primero, piensas en él o ella de vez en cuando, después solo una o dos veces al día y, luego de un tiempo, no puedes dejar de pensar en ellos en ningún momento.
El amor y la obsesión van mano en mano, esa obsesión es una parte de lo que llamamos amor romántico. Las obsesiones no se forman de la noche a la mañana, sino que tardan tiempo en construirse. Si ya estás pensando en él o en ella con una frecuencia que sigue en aumento, es muy probable que te estés enamorando de esa persona.

3. Cada vez que esa persona aparece en tus pensamientos, instantáneamente sonríes
No lo puedes evitar. Y, ¿sabes qué? No lo evitarías, aún si pudieras. Solo piensas en su cara y no puedes evitar sentirte…más feliz.
Una persona que te puede hacer sonreír sin siquiera estar presente es una persona que vale la pena mantener cerca. Literalmente, él o ella hace que disfrutes más la vida.
Si hay alguien en tu vida que hace brillar tu sonrisa, considérate afortunado.

4. Pasas más tiempo arreglándote para ver a esta persona que lo que te demorarías arreglándote para cualquier otra
Esta pista es una de las más fáciles de pasar por alto, ya que estamos muy apurados corriendo por todas partes arreglándonos para darnos cuenta del esfuerzo que estamos haciendo.
Si siempre tratas de verte, oler y saber lo mejor que puedas, puede ser que estés enamorado. Puede que te demores el doble en arreglarte para ir a su encuentro, pero no te importa. Para ti, sí vale la incomodidad.

5. Cada vez que ves a esa persona te sientes un poquito nerviosa, incluso cuando sabes que no tienes razón para estarlo
La has visto decenas de veces, a pesar de eso, todavía sientes esas mariposas revoloteando por tu estómago.
Sabes que no tienes razón para ponerte nervioso pero, al mismo tiempo, no puedes evitar esa emoción que sientes. Además, te gusta un poco sentirte así.

6. No sabes bien por qué, pero adoras mirar a esa persona a los ojos
O sea, no que no te guste mirar a sus otras partes, al contrario. Pero sus ojos te atraen en especial. Es porque ves algo en ellos que no estás acostumbrado a ver.
En sus ojos, vez la persona que pocos conocen y también un poquito de ti mismo. No estás seguro si es porque siempre has sido parte de él o ella o porque recientemente te estás convirtiendo en parte suya, pero ahora estás seguro que eres parte de esa persona.

7. Esta persona se siente como tu hogar
Con él o con ella puedes ser tu mismo. Puedes decir lo que quieres decir y reírte de lo que quieres. Tienes la oportunidad de sacarte la mascara que te pones frente al mundo y solo ser tu mismo.
Todos necesitamos un hogar, o más bien, sentir que él o ella tiene un hogar para ti. Muchas veces nuestro domicilio presente no se siente como nuestro hogar. Suele pasar que sentimos que la ciudad o el país en el que vivimos no se sienten como un hogar.
Encontrar ese hogar que sí es tu hogar es difícil. Si llegas a encontrar a una persona que sientes que es tu hogar, sujétala fuerte.

8. Valoras la opinión de esta persona y confías en sus consejos
Algunos creen que los opuestos se atraen, mientras que otros argumentarían lo contrario. La verdad es que no importa si tienen o no los mismo hobbies, si escuchan la misma música o les gustan los mismo tipos de películas.
Todo lo que realmente importa cuando se trata de encontrar a un compañero para tu vida es lo mucho que valoras su opinión. Esas personas a quienes buscamos para que nos aconsejen, aquellas en quienes confiamos para encontrar la solución a nuestros problemas o la mejor forma de abordarlos, ellas son a quienes más valoramos. Y estamos en lo correcto.

9. De vez en cuando, cuando esta persona no se contacta contigo de vuelta lo suficientemente rápido, te sientes un poco celoso
¿Qué podría estar haciendo que sea más importante que escribirte de vuelta?! Bueno, existen millones de razones posibles diferentes, como que estén ocupados.
Ya sabes que estás siendo un poco tonto y que la última cosa que planeas hacer es dejarles saber cómo te están haciendo sentir, pero aun así…no lo puedes evitar.

10. Cuando esta persona se encuentra en una situación que es potencialmente peligrosa, realmente te preocupas por su seguridad
Esta pista es un poco más obvia que las demás, pero muchas veces no es suficiente para admitir a nosotros mismos que estamos enamorados.
Sin embargo, suele ser suficiente para permitirnos admitir que nos importa este individuo. La preocupación se da cuando estamos a unos pasos del amor. Podríamos decir que al aumentar nuestro nivel de preocupación, ello se convierte en amor.

11. Disfrutas despertar al lado de esta persona y sonríes cuando está todavía durmiendo a tu lado
No existe un peor sentimiento en el mundo que despertar al lado de alguien con quien no quieres despertar, pero no existe nada mejor que despertar al lado de esa persona que realmente quieres tener al lado.
Seguro, si supieran que te gusta mirar mientras duermen, probablemente se pondrían un poco nerviosos, pero el caso es que lo disfrutas. No por horas, solo por unos minutos antes que salgas de la cama.