martes, 17 de abril de 2018

Pude haber sido #niunamenos - Crónica de supervivencia a un femicidio.

En estos días en que estoy en una intensa cura de mi interior, me cansé de las situaciones de violencia que se repiten en mi vida, me impiden ser feliz y vivir la vida que merezco. El método que encontré después de años de sufrir ataques de pánico, depresión e intentos de suicidio, es el de revivir los recuerdos reprimidos, sentir las emociones que están ahí picoteando mi mente y no me dan paz.
Haciendo un recuento tuve varios episodios de violación, lo que en realidad el trauma emocional no es por el hecho en sí sino por la violencia que vienen acompañados por estas situaciones.
Todo empieza en mi casa, donde fui víctima a temprana edad de padres maltratadores y golpeadores. Lo que me ha predispuesto a repetir esas situaciones a lo largo de mi vida con distintas personas.
Luego el bullying reiterado en la escuela, lo que me condicionó a ser cada vez más agresiva como forma de autodefensa.
Este testimonio se enfoca en un hecho en particular que es el que me ha estado aquejando los últimos 13 años de mi vida y por cual dije basta, no quiero más ésto en mi vida.
No puedo arruinarme mi vida por imbécil que no vale nada y que roba oxigeno.
Esto pasó por año 2005, no puedo dar nombres, lamentablemente porque es una familia acomodada y ya se sabe que los tienen comprados a todos, a la policía y a la justicia. Es el hermano de mi ex, dueño de un conocido zoológico de mascotas exóticas en Villa Allende.
El primer mes todo tranquilo hasta llegué a creer que era mi amigo, hasta que un día se aparece y cierra la puerta de entrada con llave lo que es raro porque estábamos abriendo para que venga la gente. Me llevó a una habitación que se usa de depósito para mostrarme no se qué, me dice que estaba caliente y que se la tenía que prestar para sacarse las ganas.
Contesté que no en la misma forma ofensiva que el me lo dijo.
Volvió a insistir y de nuevo mi no. Sin decir nada me agarró del cuello y me estampó contra la pared y me ahorcó hasta casi perder la conciencia. "Vos lo quisiste por las malas". Y después me suelta y me dice "Ahora te acostás en el suelo y te bajás los pantalones". Mientras estaba tirada en el suelo medio asfixiada. Ahí mismo se bajó los pantalones, se puso un preservativo y me penetró aún sin mi consentimiento y en medio de un ataque de pánico. Cuando terminó "Vestite que viene gente", como si no hubiera pasado nada. Idéntico modus operandi en otras oportunidades que ni siquiera puedo acordarme a lo largo de los 6 meses que trabajé ahí. Cada vez que le suplicaba que dejara de hacer eso, gozaba más con mi sufrimiento, sabiendo muy bien lo que estaba haciendo y el daño que me causaba. Nunca tuve tanto miedo a la muerte como esa vez.
Psicópata a toda línea, se jactaba que le había hecho lo mismo a dos compañeras de trabajo cuando fue a trabajar a Bs As. quizá ellas se prestaran pero yo no. Cuando digo que no tendrá que ser por la malas.
Cuando reclamaba algo me decía "pero si yo soy tu amigo" para confundirme y yo estaba en tal estado de shock que ni siquiera reaccioné para hacer una denuncia o irme de ahí. Él me echó cuando se cansó de mí.
Al tiempo de que me fui, le pregunté por mensajes porque todo eso si yo encima lo había ayudado levantar ese zoológico de mierda y casi gratis, porque ni me pagó lo pactado. Los animales bien alimentados y los recintos relucientes. Lo hizo para hacerle daño a su hermano pero que no sabía que yo no le importaba. Así que quedé en una guerra interna entre hermanos de la que no sabía ni tenía ni nada que ver. Se lo conté a mi ex, lo que reaccionó tratándome de puta y pretendiendo golpearme. Lo más parecido a una disculpa que recibí "no te debería haber presentado a mi hermano". No me dijo que se odian a muerte.
Así terminó la relación con los dos. Corté por lo sano abandonando a mi ex al que no le importé y me volví a mi casa a lamerme las heridas yo sola porque a mi familia le conté y tampoco le importó.
Así que desde entonces vengo embarcada en esta lucha de romper los patrones de víctima que traigo y que no pedí. Ahora siento que al fin estoy lográndolo, lo cuento para dejar esto, toda mi vida atrás y quedarme con lo poco de bueno que me ha pasado. Me deben querer mucho arriba porque pude sobrevivir para contarlo.
PODRÁN QUEBRANTAR MI CUERPO, PERO NO DOBLEGAR MI ESPÍRITU NI DESTRUIRME. RENACERÉ COMO EL AVE FÉNIX.
INDOBLEGABLE, INQUEBRANTABLE, INCORRUPTIBLE, INDESTRUCTIBLE.
Defiendo mi derecho a decidir sobre mi cuerpo y que nadie doblegue mi voluntad CON VIOLENCIA para satisfacerse #micuerpomitemplo #NOESNO.
TODO VUELVE, LA VIDA DA MUCHAS VUELTAS Y CÓRDOBA ES MUY CHICA. TARDE O TEMPRANO TODOS SE ENTERARÁN.