domingo, 24 de septiembre de 2017

Bienes Raíces el Negocio Que Te Puede Hacer Millonario! - Edwin Amaya

De todos los negocios que existen los Bienes Raíces representan probablemente la rama con mayores opciones y posibilidades para ganar buen dinero.
A pesar de las etapas de crisis de los pueblos muchos millonarios han surgido de hacer negocios de finca raíz. Esto por muchas razones, pero la principal de ellas es que representa un segmento con productos en constante demanda y crecimiento prácticamente en cualquier ciudad del mundo.
La propiedad ha sido desde la antiguedad el mejor medio para crear riqueza y los grandes magnates inmobiliarios de hoy como Donald Trump y Robert Kiyosaki lo confirman.
Hoy te comparto algunas ideas de cómo puedes iniciarte en este interesante y lucrativo negocio.
Para comenzar, resumiré que puedes entrar al negocio de los bienes raíces desde cuatro líneas distintas de trabajo. Cada una de ellas requiere desde luego un nivel de conocimiento específico y de inversión distinto.
En la mayoría de casos se recomienda iniciar con una línea de servicios para incursionar en el negocio, conocer el entorno, aprender sobre el mercado y al mismo tiempo ahorrar un capital. Para posteriormente lanzarte con un emprendimiento de mayor escala de inversión:
Corredor Inmobiliario: esta es la persona que se dedica a negociar la compra-venta o renta de terrenos, casas, edificios o apartamentos. También llamados brokers, su negocio consiste en la búsqueda de clientes para vender o rentar la propiedad de alguien que no desea o no tiene la habilidad o los contactos para negociarla y por el cual gana una comisión que es proporcional al valor de la propiedad.
En todos los países existen asociaciones de corredores que proveen capacitación y una red de intercambio de contactos para el éxito de sus miembros. Además, tiene la enorme ventaja de que puedes iniciar de forma independiente donde no necesitas mayor capital inicial y crecer hasta convertirte en una empresa inmobiliaria formal generando buenas utilidades.


Inversionista: es la persona que cuenta con un buen capital para comprar y revender propiedades o bien para iniciar el desarrollo de un proyecto. Usualmente esta persona aprovecha las rebajas en precios u ofertas de quienes venden sus casas o terrenos para comprarlos y revenderlos por un precio mayor obteniendo así una utilidad prácticamente inmediata.
Su negocio también incluye muchas veces remodelar o mejorar las casas o apartamentos para incrementar dramáticamente su precio de venta. La desventaja podría ser que se requiere desarrollar cierto olfato y experiencia para realizar inversiones exitosas y minimizar el riesgo.


Desarrollador: muy parecido al inversionista pero con la infraestructura para desarrollar proyectos. Se refiere a las personas o compañías que tienen la capacidad de adquirir propiedades para construir edificios, bodegas o centros comerciales o bien comprar grandes porciones de tierra para desmembrarlas en pequeños terrenos y venderlos a clientes de nivel popular.
Su estrategia de éxito consiste en la transformación de fincas raíces en productos de alta demanda tanto a nivel residencial como industrial. El adquirir las fincas a precios muy bajos, urbanizar y revender obteniendo por ello jugosas ganancias también es parte de su estrategia ganadora. Y en el mejor de los casos construyen casas para la venta o bien complejos industriales, lo cual incrementa aún más sus posibilidades de multiplicar sus inversiones.


Constructor: otro negocio altamente rentable tiene que ver con la construcción. Aunque en este último caso el negocio está mas enfocado directamente en el proceso constructivo, también tiene mucho que ver con el mercado inmobiliario pues sus principales clientes son los inversionistas o desarrolladores quienes requieren sus servicios para la construcción de casas, condominios u oficinas para la venta o renta. Su utilidad proviene de la construcción de unidades habitacionales a bajo costo.
Desde luego como en todos los negocios, el mercado de Bienes Raíces también tiene sus riesgos, así como temporadas altas y bajas. Estos riesgos se reducen al trazar planes, presupuestos y realizar estudios de mercado que garanticen que los productos desarrollados y comercializados tendrán excelente demanda por un buen precio.


¿Cómo empezar en el negocio de bienes raíces?
Para dedicarse a emprender este negocio es indispensable mucha visión a futuro.
"Un buen empresario en el negocio de los bienes raíces cuenta con la capacidad de ver un gran proyecto donde hoy solo hay tierra".
Y si adicionalmente le agregas una actitud perseverante, conocimiento del negocio, dedicar muchas horas a la atención de clientes y una orientación completa a las ventas, entonces el dinero comenzará a llegar sin parar.
Si estás dispuesto a trabajar incansablemente y pagar este precio, te esperan enormes satisfacciones económicas.