miércoles, 10 de diciembre de 2014

8 tipos de amigos que necesitas tener en tu vida

¿Sabías que es más probable que la gente sin amigos tenga una muerte temprana?
En serio. Pregúntale a la ciencia.
Para aumentar tus probabilidades de vivir una vida larga y feliz, tener amigos que estén contigo sólo en las buenas no va a servir. Necesitas un grupo diverso que se quede contigo en las buenas y en las malas. A continuación, te presentamos los 8 tipos de amigos que necesitas para mantener al doctor alejado:

1. Un mejor amigo que sea leal
Algunas veces un mejor amigo leal es lo único que necesitamos para seguir cuerdos. Todos precisamos de un amigo que no nos juzgue y que nos apoye sin importar nada. Éste es el tipo de amigo que te deja ser un desastre. Aquel que sabe tus secretos más profundos y oscuros. Aquel que te ama a pesar de todo.

2. Un aventurero intrépido
Vivimos en un mundo grande donde hay muchos lugares que ver, gente que conocer y experiencias que vivir. Aún así, muchos de nosotros nos quedamos pegados en nuestras rutinas y nos olvidamos de vivir. Todos necesitamos un amigo aventurero que no saque de nuestro caparazón y nos presente ideas, culturas, filosofías y actividades nuevas.

3. Un confidente brutalmente honesto
Hay algunas situaciones en la vida donde necesitamos escuchar la dura verdad. Para eso están los confidentes brutalmente honestos. Si estás en una relación problemática y todos te dicen que es perfectamente normal que vuelvas a estar con esa persona por la octava vez en dos años, el confidente brutalmente honesto está ahí para abrirte los ojos y decirte, “suficiente”. Gente así es difícil de encontrar estos días.

4. Un amigo de una cultura diferente
Tener una amistad intercultural te permite explorar costumbres, valores, y tradiciones fuera de tu propia cultura. Algunas veces incluso podrías adoptar nuevas formas de hacer las cosas. Pero ten cuidado: no te hagas amigo de alguien sólo porque es de una cultura diferente. A nadie le gusta ser un amigo símbolo. Mantén la mente abierta, y si te encuentras con alguien con el que te puedes conectar y que resulta provenir de otra cultura, haz el esfuerzo de aprender acerca de sus costumbres, valores, y tradiciones, al mismo tiempo que conoces a esa persona a un nivel personal.

5. Un mentor sabio
Jesse Jackson una vez dijo, “Nunca mires hacia abajo a alguien a menos que lo estés ayudando a ponerse en pie”. Si tienes en tu vida a alguien inteligente, inspirador, y admirable, eres extremadamente afortunado. Todos necesitamos un amigo que nos inspire a ser mejores sin hacernos sentir inadecuados. Además, estar cerca de una persona así nos ayuda a mejorar cada día. Alguien que está unos cuantos pasos delante de ti en la vida y que tiene suficiente sabiduría y paciencia para guiarte en la dirección correcta.Super-8---1

6. Un polo opuesto
Si sólo desarrollas amistades con otros que siguen tus mismas creencias, costumbres y valores, hay posibilidades de que te desconectes del resto del mundo. En lugar de rodearte constantemente de gente con tu misma mentalidad, sal de tu zona de confort y forma amistades con personas que tengan visiones opuestas. Ellas te ayudarán a abrir los ojos a diferentes puntos de vista y aprenderás a aceptar personas que no ven al mundo del mismo modo que tú lo haces.

7. Un vecino amistoso
En la actualidad, mucha gente no conoce a sus vecinos. Es una lástima. Algunos vecinos pueden ser los más simpáticos y útiles que hayas visto. Si estás de vacaciones y de pronto te das cuenta de que olvidaste cerrar la puerta principal, puedes llamar a tu vecino de confianza y pedirle que vaya a tu casa y la cierre por ti.

8. Un compañero de trabajo
Mucho de tu tiempo personal lo pasas camino al trabajo, pensando sobre el trabajo, trabajando horas extras y avanzando en tu carrera. Deprimente, ¿verdad?
Las estadísticas demuestran que mientras más aislado estés en el trabajo, más depresivo te vuelves. Por eso tiene es conveniente que te busques un compañero de trabajo para hablar en frente del dispensador de agua y que te ayude a sobrevivir a la semana. Vas a ver que es mucho más fácil quejarte con alguien que pueda entenderte.